Quito. El Movimiento Acuerdo Nacional (MANA) “expulsó” de sus filas al ex presidente de la República Rafael Correa y a otros exdirigentes como Ricardo Patiño, Paola Pabón, Virgilio Hernández, Soledad Buendía, Marcela Aguiñaga y Gabriela Rivadeneira.

En un hotel de Quito, uno de sus dirigentes, Víctor Hugo Erazo, explicó que la decisión se tomó hasta que se aclaren “los secuestros, escándalos, persecuciones, asesinatos”, por lo que “de ahora en adelante el movimiento “andará por su propio andarivel”.

Erazo no supo explicar las divisiones internas, al consultarle si recién se había dado cuenta de las situaciones que enfrentan los miembros del anterior Gobierno.

“Estábamos en conversaciones con grupos activistas de la Revolución, pero no podemos permitir que Rafael Correa con sus ínfulas de autócrata se quiera adueñar de un movimiento político. El acto de expulsión es simbólico, moral. Que va más allá de la cuestión jurídica y moral”, comentó.

MANA está en proceso de recolección de firmas para inscribirse en el Consejo Nacional Electoral (CNE) y según Erazo tienen 300.000 rúbricas en revisión interna.

Al interior de la organización política, el dirigente Juan Pablo Arévalo reclamó este martes a través de un comunicado, ser el representante legal de la agrupación; aunque este miércoles se dijo que Vanessa Suárez es la representante.

Arévalo en su comunicado, señaló que la alianza con el movimiento Revolución Ciudadana nace por una “afinidad ideológica”.

Erazo aclaró que ellos estaban en conversaciones, a través de Arévalo con miembros del movimiento Revolución Ciudadana, pero no sabía quiénes eran ni que iban a “venir los mismos jerarcas de la Revolución Ciudadana a querer poner su política”.