Río de Janeiro. Uno de los mayores grupos activista de América emprenderá una nueva serie de ocupaciones de tierras en Brasil tras la suspensión de la presidenta Dilma Rousseff, dijo una representante del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST).

El MST apuntará a tierras agrícolas "ociosas" que sean propiedad de miembros del Gobierno interino y de sus partidarios, dijo el martes la portavoz del MST, Marina do Santos. El movimiento es aliado del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Rousseff, y afirma que cuenta con dos millones de integrantes en todo Brasil.

"Vamos a intensificar nuestras ocupaciones de tierras no usadas", dijo Santos en entrevista con la Fundación Thomson Reuters.

"Hay muchos ministros (del Gobierno de Brasil) que son dueños de tierras que no se explotan y que se deberían distribuir a la gente", afirmó Santos. "Tenemos cinco millones de familias en Brasil que no tienen acceso a la tierra", agregó.

El presidente interino Michel Temer reemplazó a Rousseff a comienzos de mes luego de que fuera suspendida por el Senado. A la mandataria se la acusa de irregularidades en el presupuesto del país y será sometida a un juicio político.

Santos no indicó cuáles miembros de la administración de Temer serían afectados o exactamente cuándo empezaría la nueva ronda de ocupaciones.

Con una de las tasas de desigualdad más altas del mundo, un 1 por ciento de la población de Brasil es dueña del 45% de toda la tierra en el país, según un reporte del Gobierno estadounidense.