El Cairo. El depuesto presidente de Egipto Hosni Mubarak está recibiendo llamadas telefónicas en el centro vacacional de Sharm el-Sheikh, dijo una fuente que habló con él el martes.

"Está bien", dijo la fuente. "El está con su familia en su residencia en Sharm el-Sheikh. Está recibiendo llamadas telefónicas. Hablé con él a las tres de esta tarde", agregó.

Las especulaciones por la salud de Mubarak crecieron desde que se vio forzado a abandonar el poder el viernes.

El diario saudí Asharq al-Awsat dijo el martes que el estado del ex líder se estaba deteriorando y que Mubarak se había negado a viajar al exterior para realizar un tratamiento.

Una fuente militar dijo que Mubarak estaba "respirando" pero no dio detalles sobre su estado. Otra fuente egipcia cercana a la familia del ex mandatario sostuvo que no estaba bien pero no amplió la información.

"Lo que es seguro es que su estado de salud se está deteriorando drásticamente, además hay información de que se está negando a recibir el tratamiento médico necesario", reportó Asharq al-Awsat en su edición online, citando a un ex funcionario de seguridad afiliado al alto comando del ejército egipcio.

Las fuerzas armadas de ejército asumieron el control del país luego de la renuncia de Mubarak y tras más de dos semanas de masivas protestas contra su gobierno de 30 años.

El reporte de Asharq al-Awsat agregó que Mubarak, de 82 años, se negó a viajar a Alemania para recibir tratamiento. El año pasado fue operado de vesícula en el país europeo y desde entonces han surgido rumores acerca de su salud.

"Mubarak no quiere (viajar al exterior)", dijo el diario, citando a su fuente. "Le pidió a los que lo rodean que le permitan morir en su país y creo que esto es sólo una cuestión de tiempo", agregó.

Mubarak dijo en sus últimos discursos a la nación, mientras se resistía a dejar el cargo, que moriría en Egipto.

Han surgido muchas especulaciones sobre su salud, incluyendo un rumor de que habría muerto.
Diplomáticos árabes, entre ellos un egipcio, dijeron el martes que no habían escuchado noticias sobre su supuesta muerte.