Bogotá. El máximo comandante de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Alfonso Cano, murió en una operación del Ejército en una zona montañosa del suroeste de Colombia, un nuevo golpe que podría acelerar el desmoronamiento del grupo rebelde, informó la noche de este viernes el Ministerio de Defensa.

La muerte del líder guerrillero, un nuevo triunfo militar y político para el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, se produjo en una zona montañosa del suroeste del país.

Guillermo León Sáenz, más conocido como Alfonso Cano, se convirtió en el guerrillero más importante que muere en combate en toda la historia de la lucha contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en medio del conflicto interno de más de 45 años que azota este país sudamericano y que cobra cientos de vida anualmente.

La desaparición del comandante rebelde, de 63 años, se constituye en un nuevo golpe militar y político para las FARC, que en los últimos años perdió a varios de sus históricos e influyentes dirigentes en medio de una ofensiva de las Fuerzas Armadas con el apoyo de Estados Unidos.

Cano había asumido como máximo líder del secretariado, el órgano de dirección político y militar de las FARC, desde mayo del 2008, después de la muerte por un ataque al corazón de Manuel Marulanda Vélez, alias "Tirofijo".