El ex presidente y respetado estadista israelí Simon Peres murió el miércoles en Tel Aviv a los 93 años de edad, informó la agencia de noticias oficial del Gobierno de Israel. Peres fue hospitalizado después de sufrir un derrame hace dos semanas y había mostrado una mejoría antes de un repentino deterioro de su condición el martes, hasta sufrir un fallo multiorgánico. A comienzos de año Peres sufrió también un infarto al corazón y a principios de septiembre le colocaron un marcapasos.

Simon Peres fue presidente de Israel entre junio 2007 y julio de 2014, tras haber sido primer ministro dos veces, entre 1984 y 1986 y de 1995 a 1996. En 1994 fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, junto al presidente palestino, Yaser Arafat, y el entonces primer ministro de su país, Isaac Rabin, tras firmarse los Acuerdos de Oslo.

Nació en Polonia el 2 de agosto de 1923 con el nombre de Szymon Perski y emigró con su familia a la Palestina bajo Mandato Británico en 1934, donde ya se encontraba su padre. En su juventud se trasladó a un kibutz de Galilea, donde realizó tareas ganaderas, y se afilió a las Juventudes Obreras del Partido MAPAI (socialista), de las que fue elegido secretario en 1944. En 1946 fue uno de los delegados en el Congreso Sionista de Basilea. Ahí empezó una trayectoria política de siete décadas que es la más larga de la historia reciente israelí.

Pese a su avanzada edad, Peres trabajó constantemente por un entendimiento entre árabes e israelíes, entre otros por medio del Centro Peres para la Paz, en Tel Aviv. Y nunca abandonó la esperanza de una solución pacífica del conflicto entre Israel y los palestinos. Sin embargo, su reputación ha sido cuestionada por el fracaso de los acuerdos de paz y la masacre de 1996 de Kfar Qana en Líbano, donde murieron más de 100 civiles en un complejo de la ONU.