Ciudad de Panamá. Trabajadores bananeros en huelga se enfrentaron el sábado con la policía de Panamá, en un choque que costó la vida a una segunda persona desde que se inició un descontento laboral en el país centroamericano por cambios legales que debilitan a los sindicatos.

La oficina del presidente Ricardo Martinelli confirmó que una persona murió mientras la policía intentaba retirar las barricadas que han montado los huelguistas en las calles como protesta a una nueva ley.

Martinelli, un político conservador quien asumió el cargo el año pasado, se ha ganado el reconocimiento de los inversionistas por impulsar reformas fiscales en el Congreso que le valieron a Panamá el recibir el grado de inversión este año.

Pero cada vez enfrenta más dificultades con la fuerza laboral sindicalizada del país, que es un jugador clave en el transporte de mercancía global y tiene una de las economías de mayor crecimiento en Latinoamérica.

Cerca del 4 por ciento de todo el comercio del mundo atraviesa el Canal de Panamá.

Los trabajadores llevan en huelga más de una semana en la ciudad de Changuinola, en la región occidental del país. El conflicto laboral cobró la primara vida el jueves pasado, cuando un trabajador murió durante otro pleito con la policía.

La televisión local mostró el sábado imágenes de la policía antimotines disparando gases lacrimógenos contra los huelguistas para poder levantar las barricadas.

La oficina del presidente no proporcionó detalles sobre la muerte de la persona del sábado, que los medios locales describieron como un hombre que residía en un distrito bananero.

Tres policías que habían sido tomados como rehenes por los huelguistas fueron liberados luego de que un cuarto oficial lograra escapar de sus captores, dijo la oficina presidencial.

Martinelli firmó el mes pasado una ley que permite a las empresas suspender los contratos de trabajadores en huelga y contratar reemplazos. Lo sindicatos también están molestos porque bajo el nuevo esquema legal, las cuotas de sus agremiados son voluntarias.

En otro conflicto laboral, algunos trabajadores del proyecto de expansión del Canal de Panamá suspendieron sus labores el sábado, dijo a Reuters el viceministro del Trabajo, Luis Ernesto Carles.

A inicios de la semana, docenas de trabajadores en el provecto fueron despedidos y varios fueron arrestados por rehusarse a retomar sus labores, porque las autoridades rompieron un acuerdo para mejorar las condiciones laborales.

"Estamos teniendo algunas interferencias en la parte del Atlántico", dijo Carles, explicando que el proyecto estaba padeciendo interrupciones parciales.

Pese a la disputa, el canal ha permanecido operando.