Asunción. Benigna Leguizamón, quien afirma haber tenido un hijo con el presidente paraguayo, Fernando Lugo, retomó una demanda de filiación contra el mandatario que había retirado hace un año, informaron medios locales.

La abogada Adela Acuña, que representa a Leguizamón, dijo al diario ABC Digital que inició ante un juzgado del interior del país las gestiones para solicitar que el mandatario se someta a una prueba genética con el fin de determinar la paternidad del niño de ocho años.

Lugo, un ex obispo católico que dejó la iglesia para entrar a la política, se vio envuelto el año pasado en una polémica por denuncias de paternidad que afectaron su popularidad.

Leguizamón, de 28 años, dijo a medios locales que retomó la acción judicial porque dejó de recibir la pensión que formaba parte de un acuerdo cerrado hace un año con un representante de Lugo para retirar la demanda.

No obstante el abogado del presidente, Marcos Fariña, negó que exista un arreglo con la mujer.

El mandatario, de 59 años, enfrentó otras dos demandas de filiación.

La primera fue retirada a mediados de 2009, luego de que Lugo reconociera ser padre de un niño, concebido cuando todavía era obispo. La otra fue desestimada por la justicia semanas atrás debido a que las pruebas genéticas practicadas por tres laboratorios descartaron al mandatario como padre del menor.

Los escándalos de paternidad, que salieron a la luz durante el primer año de gobierno de Lugo, minaron su popularidad y afectaron su imagen en un país de fuerte tradición católica.