Al presidente José Mujica ya no le tiembla el pulso cuando tiene que criticar al gobierno argentino. Casi no hay tema importante donde no tenga una opinión crítica de las decisiones que toma la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Este martes, en línea con la decisión adoptada semanas atrás de endurecer el vínculo, el mandatario lanzó algunos disparos contra Buenos Aires, impensados de escuchar en la primera mitad de su administración, cuando era todo abrazos y sonrisas.

“Este es uno de los problemas más difíciles y penosos que tiene el gobierno: lidiar con las dificultades que presenta Argentina. Antes que nada tenemos que pensar en el trabajo de la gente, y este no es un problema de guapos de la Olímpica o de la Ámsterdam, este es un problema de que las decisiones que uno toma o no toma, y las cosas que dice o no dice, después repercute en el trabajo de mucha gente”, dijo el mandatario en un desayuno de trabajo organizado por el PIT-CNT en la sede de la central sindical, titulado “Perspectivas 2013”, y a la que fue acompañado de varios ministros.

Mujica criticó también a Argentina por su manejo de la inflación y la ideología política que domina a los partidos. “Yo considero que los argentinos, en buena parte, son peronistas. Hasta los opositores. Es decir que es una manera de ser, pero es lo que hay valor y con eso hay que lidiar”.

Un informe de la empresa Factum, presentado a fines de noviembre en Telenoche, refleja que la mayoría de los uruguayos (56%) está de acuerdo con que el gobierno debería ser más firme frente al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y el incremento en la agresividad de su gestión para con la de Mujica. Por otra parte, 39% considera que Uruguay debe “aguantarse, buscar no enfrentarse y conseguir lo más posible por las buenas”. Los datos de la medición corresponden al tercer trimestre, y fueron elaborados en base a 968 casos en todo el país.

El presidente recordó también ayer que por la indecisión de Argentina tuvo que decidir la instalación de una planta regasificadora, que primero iba a ser binacional, pero que por el incumplimiento del gobierno kirchnerista será encaminada solo por Uruguay. Cuando aludió al tema, Mujica subió la voz y se lo notó molesto.

Sin embargo, el presidente pidió tener consciencia de lo importante que es Argentina para la economía uruguaya, sobre todo por los productos que Uruguay le vende y tienen “valor agregado”. “Es el tercer cliente, y tiene importancia porque tiene valor agregado. Nunca se olviden de eso. Tiene mucho más importancia por la cuenta del servicio, por lo que significa en materia de trabajo el aporte directo del turismo.”, remarcó ante los dirigentes sindicales.