¿Habría que haberse apurado con la medida de control militares al  ingreso de las cárceles?, le preguntaron al presidente José Mujica al llegar este martes el acto del primero de mayo organizado por el PIT-CNT.

“Sí, ese es mi error, que la plantee y después se fue demorando y demorando, es culpa del presidente que no puso la pata en el acelerador”, reconoció.

“Yo la vi de entrada que tenían que controlar los militares (el ingreso a cárceles), y lo plantee, y se decidió positivamente, pero como se hace en España: obedecer es cumplir. Y no apreté, y bueno… No porque los militares sean dioses, sino que hay que evitar lo cotidiano, la confianza, y el conocimiento, la identidad y la relación. También hay un factor que antes no existía: la plata y la droga que anda caminando”, agregó el mandatario en rueda de prensa, mientras los dirigentes de la central sindical terminaban de leer la proclama por el Día de los Trabajadores.

Mujica sugirió no “echarle la culpa” a los presos, y señaló al Estado como “renunciante” en la gestión de las cárceles.

“Hace más de 25 años que el Estado, como Estado, no sabe dónde está parado. ¿A quién se le ocurre hacer una cárcel de bloques, que con la uña se rompen? ¡Y sin locutorio!, donde termina llevando la visita poco menos que a la celda. No. Acá hay disparates de hace veinte y pico de años”, remató.

Este lunes, el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, anunció que no serán repuestos los elementos que presos destruyan, como frazadas, platos y cubiertos. Preguntado sobre la medida, Mujica comentó que “el gobierno nunca debe cometer el error de verduguear a la gente, pero tampoco puede dejarse tomar el pelo y desperdiciar los recursos que paga el pueblo”.