Montevideo. El presidente uruguayo, José Mujica, insistió en el proyecto que crea un impuesto a la posesión de tierra. La autoridad indicó que la medida, que es resistida incluso por miembros de su partido, implica que los grandes productores deben pagar un impuesto en proporción a la superficie de campos que posee.

Según indica la agencia Infobae, el pago previsto es de US$8 mínimo por hectárea hasta US$16.

La iniciativa, precisó la autoridad, busca recaudar unos US$60 millones anuales, recursos que serán utilizados para mejorar la infraestructura y carreteras locales.

La norma alcanzará a las posesiones de más de 2 mil hectáreas.

De acuerdo a las estimaciones del gobierno uruguayo, el uso de tierras agropecuario alcanza a 16 millones de hectáreas. En los últimos años se desarrollo un proceso de concentración de la propiedad de los campos y actualmente cerca de un tercio están en manos de 1.100 empresarios que explota cada uno más de 2.000 hectáreas.

"Esa tierra, hace 10 años, podía valer, en términos promedio, US$4.000 millones. Ahora, años después, esa misma tierra vale 16 mil millones de dólares", afirmó.