Montevideo. El presidente uruguayo, José Mujica, se quedará sin viajar al Mundial de fútbol para ver a su selección, que este viernes disputará un encuentro por cuartos de final, debido a su salud, dijo este martes su esposa, quien además agregó que ella tampoco lo autoriza.

La semana pasada, un medio local había publicado que el mandatario -un ex guerrillero de 75 años- pensaba viajar a la Copa si la "celeste" avanzaba en el campeonato que se disputa en Sudáfrica.

Sin embargo, la salud del mandatario le impide recibir las vacunas necesarias para visitar el país africano.

"Para ir a Sudáfrica hay que darse no sé cuántas vacunas y no es bueno, con la enfermedad que tuvo, que se vacune", dijo a la radio local Carve la esposa de Mujica, Lucía Topolansky, también una ex guerrillera.

Mujica, quien asumió la presidencia en marzo de este año, debió ser hospitalizado en 2005 por una insuficiencia renal. Meses atrás, los médicos le aconsejaron reducir su agitado ritmo de trabajo, hacer ejercicio y cancelar un viaje oficial tras registrar síntomas de estrés.

"Y tampoco tiene mi permiso (para viajar), eso es lo fundamental que no se ha dicho", agregó Topolansky.

Según el sitio de internet del Ministerio de Salud Pública de Uruguay, las personas que viajen a Sudáfrica deben tener certificado de vacunación contra la fiebre amarilla.

Asimismo, el organismo recomienda actualizar el esquema de vacunación contra el sarampión y la rubéola.

Uruguay, que conquistó los mundiales de 1930 y 1950, derrotó este sábado por 2-1 a Corea del Sur en octavos de final y avanzó a cuartos por primera vez desde 1970. Este viernes se enfrentará a Ghana.

Mujica mantiene una estrecha relación con los futbolistas, se reunió con ellos antes del comienzo del torneo y, según medios locales, los llama por teléfono antes de cada encuentro para desearles suerte.