El presidente José Mujica decidió viajar a Venezuela para saludar a Hugo Chávez, convaleciente por el tratamiento contra el cáncer, pero sobre todo debido al efecto que tuvieron sus declaraciones a la cadena de noticias CNN sobre el modelo socialista venezolano, que cayeron mal en la administración del mandatario bolivariano, dijeron a El Observador fuentes oficiales.

La idea de Mujica es aclarar su posición y aprovechar para afianzar el vínculo político. En la reunión también se hablará de temas comerciales y del Mercosur, según supo El Observador.

El viaje a Caracas se gestó tras una llamada de Mujica a Chávez preocupado por la salud del presidente. Chávez agradeció la gentileza y lo invitó. Incluso le ofreció enviarle su avión presidencial.

El sorpresivo viaje -el segundo de la semana tras la visita relámpago a Cristina Fernández de Kirchner- (ver Semana cargada) incluía una escala en Brasilia para entrevistarse con Dilma Rouuseff, pero el encuentro no se concretó. Hasta últimas horas de la tarde de este miércoles estaba firme el encuentro con la mandataria, pero al final se suspendió por problemas de agenda de Rousseff, dijeron las fuentes. El jueves 5, Mujica había debido suspender su visita a Brasilia por inclemencias del tiempo.

Mujica tiene interés en hablar con Rousseff por las restricciones comerciales con Brasil y Argentina. El director de Industria, Sebastián Torres, llega hoy a Brasilia para negociar los problemas de acceso a ese mercado de algunos productos uruguayos, como autopartes y textiles (frazadas). Según supo El Observador de fuentes diplomáticas, Brasil liberó el ingreso de fármacos veterinarios.

"Admiro el socialismo del siglo XXI, pero no lo elegiría. Prefiero un modelo de construcción, algo más lento, menos espectacular y más autogestionario. Cuando pase Chávez no habrá construido ningún socialismo, pero habrá un montón de venezolanos que van a estar viviendo un poco mejor", dijo Mujica.

Vínculo. Diferente es el trasfondo del viaje de Mujica a Venezuela. El motivo de la visita del presidente uruguayo son las declaraciones que realizó este domingo a CNN, cuando marcó su amistad con Chávez pero dijo que no elegiría "el modelo chavista". "Admiro el socialismo del siglo XXI, pero no lo elegiría. Prefiero un modelo de construcción, algo más lento, menos espectacular y más autogestionario. Cuando pase Chávez no habrá construido ningún socialismo, pero habrá un montón de venezolanos que van a estar viviendo un poco mejor", dijo Mujica.

Las relaciones con Chávez tuvieron altibajos desde el momento en que la izquierda asumió el poder con Tabaré Vázquez. Si bien en lo personal Vázquez y Mujica resaltan la amistad que los une al mandatario bolivariano, en lo político marcaron cierta distancia que llevó a enfriar el vínculo. Mujica intentó mejorar la relación al punto de ser el impulsor de incluir a Venezuela en el Mercosur.

Ahora, con el Mercosur trabado en lo comercial, Mujica entiende que Venezuela, poseedor de petróleo, puede ser el actor que equilibre el poder de Brasil y Argentina frente a Uruguay.

Cumbre. Después de Caracas, Mujica y Chávez partirán juntos a la Cumbre de las Américas, el viernes, en Cartagena de Indias (Colombia).

Allí, la cancillería negocia un encuentro de Mujica con Barack Obama que aún no está confirmado.

El canciller Luis Almagro dijo este domingo que EE.UU. informó que la reunión "no se puede incluir en la agenda" pero se ve como posible concretar un encuentro informal.

EE.UU. también está en año electoral -Obama busca su reelección-, por lo que cada contacto con presidentes se decide también teniendo en cuenta su impacto interno.

La política exterior de Mujica pasa por fortalecer al Mercosur y desde allí negociar con otros países. Almagro dijo que "no se irá por un camino que implique acotar el Mercosur".