Buenos Aires. El fallecido ex presidente Néstor Kirchner recibió este viernes el último adiós de miles de argentinos, mientras sectores del gobierno se anticipaban a un nuevo escenario político e impulsaban a su esposa y sucesora, Cristina Fernández, a buscar un nuevo mandato en el 2011.

La presidenta se mantuvo firme por horas junto al féretro con los restos de su socio político y compañero por más de 35 años, mientras escuchaba gritos de aliento, oraciones, canciones y poemas de acongojados simpatizantes del caudillo peronista en el salón en que se encontraba en la Casa Rosada, la sede del gobierno argentino.

"Gracias Néstor y Cristina por devolvernos la dignidad", "Fuerza Cristina", "Cristina corazón", eran algunas de las frases que le gritaban a la presidenta, muchos llorando desconsoladamente, mientras desfilaban frente al féretro expuesto en la Casa Rosada.

Por momentos, la mandataria se acercaba a los manifestantes para abrazarse con ellos, recibir sus besos y saludos. 

En las calles de la capital argentina, miles de personas bajo una persistente llovizna esperaban para ver de cerca el paso de la caravana con el ataúd con el cuerpo de Kirchner, antes de su traslado por avión hacia su ciudad natal de Río Gallegos, también su cuna política, de la que fue intendente en el inicio de su carrera.

Kirchner será enterrado en el cementerio municipal de la capital de la sureña provincia de Santa Cruz, de la que fue gobernador.

Mientras aguardaban para despedir a Kirchner, algunos de sus partidarios saltaban cantando "El que no salta es de Clarín", en referencia al mayor multimedio del país, con el que el Gobierno está abiertamente enfrentado desde hace dos años y medio.

Manifestantes también pedían la renuncia de Julio Cobos, el vicepresidente, devenido en opositor.

Espera en el sur argentino. Mientras en Río Gallegos esperan la llegada de los restos del ex presidente argentino Néstor Kirchner con una caravana que lo escoltará desde el aeropuerto local hasta el cementerio municipal de la ciudad, en Buenos Aires comenzó el cortejo que llevará el féretro hasta Aeroparque.

Los servicios fúnebres en la Casa Rosada iban a finalizar sobre la hora 11 de Uruguay, pero por decisión de la presidenta Cristina Fernández se extendieron hasta horas del mediodía argentino.

Cerradas las puertas de la sede presidencial, la mandataria argentina encabezó el cortejo hacia Aeroparque. El viaje a Río Gallegos será en un avión de la Fuerza Aérea Argentina, que espera desde la mañana para despegar.

Además, saldrán otros aviones charteados que trasladarán a las más altas autoridades argentinas y a allegados a la familia.

Río Gallegos, en la sureña provincia de Santa Cruz, es la ciudad natal del ex mandatario fallecido.

* Con información de Reuters y El Observador.