“Hablan abiertamente de generar un enclave boliviano. Ellos (el municipio de Huara) generarían una serie de solicitudes para la cesión de terrenos para construir una zona industrial y turística”, informó la autoridad en un contacto telefónico con La Razón.

San Miguel visitó este lunes Pisagua, ubicada a 1.200 kilómetros al norte de Santiago, y se reunió con las autoridades del municipio de Huara, dirigentes de juntas de vecinos, asociaciones de pescadores y el diputado de la región de Tarapacá, Hugo Gutiérrez, del Partido Comunista (PC).

El objetivo fue conocer en detalle el ofrecimiento de facilidades de acceso al mar a través del puerto de Pisagua, aunque —aclaró— que esto no forma parte de la negociación bilateral con Chile, que incluye el tema del enclaustramiento marítimo.

San Miguel aseveró que el puerto de Pisagua en la actualidad es una caleta (forma pequeña del mar que entra en la tierra), pero que tiene todas las potencialidades para volver a ser puerto.

“Fue puerto antes. Ahora tiene actividad de pesca, pero tiene las condiciones de calado, un fondo rocoso, sería el lugar ideal para volver a la actividad portuaria plena”, explicó el cónsul, quien añadió que si bien la localidad de Pisagua no cuenta con capacidad financiera para implementar en el corto plazo los proyectos, sí cuentan con capacidad de gestión.

“Chile mantuvo un diálogo formal luego de que Perú instalará ante la Corte Internacional de La Haya una demanda jurídica por límites marítimos. Si existe este precedente, no se entiende por qué Chile no puede dar un trato igualitario a Bolivia, ya que se habló de elegir el diálogo o el litigio. Incluso se podría hablar de un acto discriminatorio”. Evo Morales.

Por ello, sostuvo, el municipio de Huara se comprometió a hacer todos los trámites necesarios ante las autoridades chilenas para que se habilite el puerto de Pisagua al tráfico comercial boliviano. “Ellos lo consideran ideal porque por ahí va a transitar bastante comercio por la vía bioceánica”, destacó en alusión al corredor que nace en Brasil y confluye en el océano Pacífico.

En marzo, el alcalde de Huara, Carlos Silva, dijo a radio Bío Bío de Chile que el objetivo es que Bolivia funde una base de operaciones comerciales en la comuna ubicada en la región de Tarapacá, tomando en cuenta el auge comercial que traería la implementación del corredor bioceánico que unirá el Pacífico y el Atlántico, y que tendrá salida por esa región.

San Miguel destacó ayer las condiciones viales del municipio de Huara y su conexión con la infraestructura interoceánica. Añadió que las autoridades municipales están empeñadas en que el puerto de Pisagua sea una puerta de exportación e importación de productos de y hacia Bolivia.

Dijo que autoridades de Huara pidieron la visita de sus pares bolivianas, entre ellas, la del presidente Evo Morales. Consultado sobre cuáles son las ventajas económicas de Pisagua sobre los puertos de Arica e Iquique, San Miguel evitó hacer comentarios y explicó que esa información la dará a conocer en detalle al mandatario Morales y al canciller del Estado, David Choquehuanca.

Pisagua, un exportador de salitre. Pisagua es una localidad ubicada en la zona costera del Norte Grande de Chile. El pueblo, con 260 habitantes según el Censo del 2002, pertenece administrativamente a la comuna de Huara, en la provincia del Tamarugal, región de Tarapacá. El puerto en 1879 servía para la exportación de salitre. Hoy hay actividad de pesca.

Chile discrimina si mantiene condicionamientos. Teniendo en cuenta que Perú y Chile mantienen de forma simultánea un diálogo diplomático y un proceso jurídico en la Corte de La Haya, el gobierno de Evo Morales exige a la administración de Sebastián Piñera replicar el mismo trato con Bolivia, que decidió llevar a tribunales internacionales la resolución del diferendo marítimo. Lo contrario, advierte, sería un acto discriminatorio.

El pedido de trato igualitario lo hizo el sábado 23, en un programa del canal estatal, el vicecanciller, Juan Carlos Alurralde, quien consideró que si Chile condiciona a Bolivia elegir una sola vía —diálogo o litigio— sería un acto de discriminación.

“Chile mantuvo un diálogo formal luego de que Perú instalará ante la Corte Internacional de La Haya una demanda jurídica por límites marítimos. Si existe este precedente, no se entiende por qué Chile no puede dar un trato igualitario a Bolivia, ya que se habló de elegir el diálogo o el litigio. Incluso se podría hablar de un acto discriminatorio”, dijo.

El 2008, el gobierno de Perú, a la cabeza de Alan García, presentó una demanda jurídica en contra de Chile ante la Corte de Justicia de La Haya. Lima reclama la soberanía de 35.000 kilómetros de área limítrofe marina, hoy en manos chilenas. El 23 de marzo, Morales decidió apelar a tribunales internacionales para recuperar una salida soberana al Pacífico.