Miami. El ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez, quien sobrevivió a dos golpes de Estado pero salió anticipadamente condenado por corrupción, falleció a los 88 años en Estados Unidos víctima de un ataque cardíaco, dijeron familiares.

Pérez, quien gobernó a Venezuela de 1974 a 1979 y de 1989 a 1993, sufrió un accidente cerebrovascular que lo dejó parcialmente incapacitado en el 2003.

"Con profundo dolor, participamos del fallecimiento de nuestro ser más querido, Carlos Andrés Pérez, quien murió este sábado en la ciudad de Miami", dijo un comunicado de su familia.

Previamente, su hija María Francia dijo al canal privado venezolano Globovisión que la muerte "sucedió de un momento a otro; se había despertado de muy buen ánimo". Confirmó que Pérez falleció en un hospital de la ciudad de Miami luego de haber sufrido un ataque cardíaco.

El ex mandatario, conocido como "el gocho" -como son llamados los venezolanos de la región andina-, estaba fuera de su país desde 1999. Antes de residir en Estados Unidos, vivió en República Dominicana donde se le cursó una petición de extradición que nunca fue llevada a cabo.

Pérez es el único presidente venezolano en ejercicio en ser destituido por una acción judicial y el primero de la región en ser condenado por corrupción.

Para algunos venezolanos fue uno de los grandes políticos del siglo XX, para otros fue uno de los más corruptos.

El actual alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, ex compañero de partido de Pérez, lamentó su muerte y se refirió a él como "un luchador democrático a carta cabal, un hombre decidido a defender sus ideas".

Venzuela saudita. Durante su primer mandato, el país fue conocido con el apodo de "Venezuela Saudita" debido al flujo de petrodólares que ingresaron por la exportación de crudo.

En 1975, Pérez nacionalizó la industria del hierro y al año siguiente la industria petrolera creando Petróleos de Venezuela (PDVSA) para darle al Estado una herramienta para la administración de los ingentes recursos petroleros.

Su segundo mandato, a diferencia del anterior, estuvo marcado por escándalos de corrupción que culminarían con su separación del cargo acusado de malversación de fondos públicos y fraude a la nación.

A principios de 1989, en el llamado "Caracazo", el caos se apoderó de las calles de Caracas y otras ciudades del país cuando miles de personas salieron a protestar, quemar vehículos y saquear comercios, poco después de que el recién elegido Pérez anunciara un paquete de medidas económicas que incluía el aumento del precio de la gasolina.

Decenas de personas murieron en las protestas como resultado del despliegue policial y militar ordenado por el Gobierno para restablecer el orden.

El actual presidente venezolano, Hugo Chávez, intentó un golpe de Estado contra Pérez en 1992 y lo justificó en aquellos hechos. La intentona fracasó y Chávez fue encarcelado por dos años, hasta ser indultado por el ex mandatario Rafael Caldera.

Luego de la intentona de Chávez, Pérez tuvo que enfrentar un segundo golpe que resultó fallido pero debilitó aún más la desacreditada imagen del ex mandatario.

Al año siguiente, en 1993, Pérez fue destituido de su cargo. Cumplió dos años de arresto domiciliario y acabó sus días en el ostracismo.