Nueva York. Las naciones árabes han hecho grandes progresos en impulsar la salud y la educación pero sus esfuerzos por cumplir con las metas de Naciones Unidas contra la pobreza se ven minadas por conflictos, desempleo y la ayuda insuficiente, dijo la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Los líderes mundiales se reunieron en la Asamblea General de la ONU en Nueva York esta semana para evaluar cuánto ha avanzado el mundo hacia la concreción de un plazo límite del 2015 para ocho metas contra la pobreza.

Mientras la ONU dice que la crisis económica global en algunos casos desbarató los esfuerzos para cumplir las metas de Desarrollo del Milenio, el mundo árabe enfrenta sus propios desafíos.

Una evaluación el mes pasado de la ONU y de la Liga Arabe encontró que las naciones árabes más pobres como Yemen y otras enterradas en conflictos violentos como Sudán, Irak, Somalia y los territorios palestinos, probablemente no cumplirían las metas, que se enfocan en reducción de la pobreza, la mortalidad infantil, las enfermedades y otros problemas.

El cuadro es mixto para países árabes de clase media como Jordania y naciones en el norte de Africa, mientras que se espera que países ricos del Golfo por la explotación del petróleo como Arabia Saudita y Qatar cumplan la mayoría de las ocho metas.

Aunque se espera que las naciones árabes reduzcan a la mitad la cantidad de personas que viven con menos de US$1,25 al día, se cree que la pobreza y el hambre aumentarán en muchos países árabes junto con el alza de los precios de alimentos y combustibles. .

"La región árabe (...) no ha experimentado un progreso significativo en reducir la pobreza", según el Programa de Desarrollo de la ONU (PNUD, por su sigla en español).

"Los territorios palestinos ocupados, Yemen, Sudán e Irak tienen las mayores cantidades de población no letrada para la región, con más de un 25% sólo en Irak y Yemen en el 2007", agregó.

Generación de empleos. Khalid Abu-Ismail, experto en pobreza del PNUD, dijo que un problema crónico para las naciones árabes era el extendido desempleo, el más alto del mundo.

La situación podría estar mejorando en países como Marruecos y Túnez, pero en la región el desempleo es especialmente alto para los jóvenes, cerca de un 30% en el 2006.

Incluso en países en que la economía ha mejorado, la creación de empleo no se ha dado.

La ayuda extranjera en la región ha disminuido, dijo Abu-Ismail. Sin contar a Irak, la ayuda extranjera es inferior a los niveles alcazados en la década de 1990.