La primera dama de Perú, Nadine Heredia, aseguró que en el contenido de las agendas que contienen una supuesta contabilidad del gobernante Partido Nacionalista y que reconoció como suyas, no hay ningún delito y que se trata de documentos privados sustraídos ilegalmente de su domicilio.

En una rueda de prensa, la presidenta del Partido Nacionalista aseguró que en las agendas "no hay delito alguno, no hay lavado de activos. Son documentos de hace diez años" que nada tienen que ver con "corrupción" ni con el manejo de recursos del Estado.

Heredia dijo que envió este jueves un escrito al fiscal en el que reconoce como suyas las agendas, tal y como había adelantado hoy su abogado Eduardo Roy Gates.

A finales de septiembre pasado, un fiscal peruano incluyó a Heredia en la investigación sobre una presunta financiación irregular del Partido Nacionalista y solicitó una pericia grafotécnica a cuatro agendas que contienen supuesta contabilidad de la formación política, que ella preside.

La primera dama señaló que después de que ha reconocido como suyas las agendas ahora "no cabe pericia" grafotécnica y pidió al fiscal que la convoque para declarar en su condición de investigada.

¿Ataques políticos? Heredia, que en un inicio no reconoció como suyas las agendas, dijo que solo las ha podido reconocer como propias cuando le fueron presentados los documentos originales el pasado 22 de septiembre cuando fue a declarar como testigo y, a partir de ese momento, pudo analizarlos.

"Después de efectuar una detenida revisión de la copia de documentos que me mostraron en mi declaración testimonial, hice una revisión exhaustiva de mi domicilio. Es la primera vez que tomaba contacto con esos documentos y pude comprobar que estos documentos así como otros no estaban en mi domicilio", comentó.

La primera dama que aseguró que es víctima de una "judicialización injusta e innecesaria" y consideró que el caso de las agendas está siendo usado por sus rivales para una confrontación política y atacar a su partido.