La primera dama de la Nación, Nadine Heredia, destacó la importancia de capacitar y darles un nuevo impulso a los pueblos indígenas, revalorando sus propias técnicas de cultivo, a fin de incluirlos en las cadenas de producción y conectarlos con los mercados.

Tras señalar que es importante revalorar el aporte de los pueblos indígenas al mundo en materia de producción agrícola y conservación de alimentos, dijo que una política pública del Gobierno es la conectividad, en términos de vías y caminos, y la inclusión financiera de estas comunidades.

Según explicó, darle nuevo valor a esa labor ancestral implica incorporar todos los conocimientos de las organizaciones campesinas y agrarias para englobarlas en un sistema productivo nuevo y moderno; por ejemplo, en el mecanismo de compras de los Estados.

“Para que su productividad pueda conectarse a los mercados (…), poco a poco, las comunidades indígenas recobran valor en la comunidad”, dijo, al resaltar que las familias agricultoras producen el 80% de los alimentos frescos que llegan a las mesas del país.

Para Heredia Alarcón, toda la sabiduría y aportes de los pueblos ancestrales del Perú tendrían que ser parte de los procesos productivos y cadenas de valor de mayor dimensión, para así poder insertarse en mejores condiciones a las economías locales.

Al inaugurar el seminario internacional "Diversidad cultural, sistemas alimentarios y estrategias tradicionales de vida", en el Cusco, comentó que, de esa manera, las comunidades organizadas podrán sumarse al impulso económico que necesita el país.

“Estamos en un seminario internacional que, además, va a recoger todas las iniciativas y buenas prácticas alrededor del mundo y a cumplir la tarea de dar recomendaciones para la agenda pos-2015”, manifestó desde el templo del Coricancha, en el centro de la Ciudad Imperial.

Mencionó que esta es una oportunidad para abordar la sabiduría de los pueblos indígenas, así como sus conocimientos, innovaciones y prácticas tradicionales, y conocer cómo han contribuido a la conservación y uso sostenible de la necesidad biológica del planeta.

En ese sentido, reconoció el ahínco, capacidad y perseverancia de los pueblos indígenas por la conservación de muchos recursos alimentarios que han permitido que las familias alrededor del mundo puedan tenerlos hasta hoy en sus mesas.

“Sin el esfuerzo de ellos, de las familias agricultoras y productoras, hoy cuántos alimentos hubiéramos perdido. Sin su esfuerzo, capacidad e innovaciones de miles de años, cuántas prácticas milenarias ya hubiesen desaparecido”, expresó.

Por esa razón, insistió en la necesidad de apreciar la labor y las buenas prácticas de esas familias y que sean compartidas en diversas partes del mundo como América Latina, Asia y América Central. “Tenemos mucho que compartir y revalorar”, agregó.

Indicó también que los Estados deben ser los principales soportes para la capacitación, trasferencia tecnológica y fortalecimiento de estas organizaciones y de sus prácticas de acuerdo con el cuidado del medio ambiente, y que el Perú no es ajeno a esa realidad.

Asimismo, Heredia Alarcón puso en relieve la importancia de los yachachiq, campesinos que son capacitados y a su vez instruyen a los agricultores, de modo tal que también son incluidos en el proceso productivo.

“No hay que dejar de lado tampoco las sabidurías de nuestros ancestros, de nuestros abuelitos, que transmiten sus conocimientos, culturas, tradiciones y mitos a los niños, de tal manera que no se pierdan en el tiempo”, subrayó.

Mención especial hizo también la Primera Dama a las mujeres ligadas al cultivo y a la agricultura familiar, a las que consideró “las principales guardianas de la biodiversidad, portadoras de conocimientos tradicionales vinculados al cultivo de nuestros productos”.

Año de la quinua. Por otro lado, Nadine Heredia refirió que el Año Internacional de la Quinua 2013 fue “un éxito rotundo” y que se deben empezar a visibilizar sus aportes para contribuir a que el presente Año Internacional de la Agricultura Familiar ayude a que esta actividad se reconozca aún más.

Heredia Alarcón participó hoy en la inauguración del seminario internacional "Diversidad cultural, sistemas alimentarios y estrategias tradicionales de vida", que se realiza en la ciudad del Cusco.

Participan en este evento la embajadora de la FAO para el Año Internacional de la Agricultura Familiar, Mirna Cunningham; la representante regional adjunta de la FAO, Eve Crowley, y la ministra de Cultura del Perú, Diana Álvarez Calderón.