Estados Unidos y sus aliados están presionando para poner fin al enriquecimiento de uranio a alto grado en Irán y por el cierre de una instalación nuclear subterránea, de cara a la reanudación la semana próxima de las estancadas negociaciones sobre el polémico programa atómico del Estado islámico.

La prensa iraní dijo que las negociaciones, que colapsaron hace más de un año, se realizarían el viernes en Estambul.

El retorno a la mesa de conversaciones, luego de un año de sanciones cada vez más crudas de Occidente por el polémico programa nuclear del Estado islámico, estuvieron en duda después de que Irán y el llamado grupo P5+1 - Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia, China y Alemania - generó declaraciones discordantes sobre el lugar de reunión.

Inicialmente, Teherán había expresado preocupación sobre realizar el encuentro en Turquía, cuya oposición al presidente sirio Bashar al-Assad por su feroz represión de una revuelta popular ha causado molestia en la república islámica.

"Tras semanas de debate, Irán y las seis potencias mundiales acordaron asistir a una primera reunión en Estambul", reportó la agencia semioficial de noticias Fars, citando fuentes anónimas. La agencia estatal iraní Press TV entregó el mismo reporte.

Fars agregó que las partes acordaron una segunda ronda de conversaciones en Bagdad, en caso que se produzcan avances en la reunión en Turquía. No hubo comentarios inmediatos por parte de las potencias sobre dónde tendrá lugar el diálogo.

El canal turco NTV citó al primer ministro de ese país, Tayyip Erdogan, cuando dijo: "No sería apropiado realizar una declaración sobre un tema que no ha sido confirmado. Tan pronto como se confirme, lo daremos a conocer de inmediato".

Lograr que Irán suspenda sus labores de enriquecimiento de uranio a alto grado y cierre su instalación nuclear construida bajo una montaña cerca de la ciudad chiita de Qom son "prioridades de cercano plazo" para Estados Unidos y sus aliados, dijo el domingo un funcionario estadounidense.

El periódico New York Times citó el sábado a diplomáticos diciendo que Estados Unidos y otros países occidentales planeaban pedirle a Irán que cierre inmediatamente y desmantele su instalación nuclear de Fordow y detenga la producción de uranio enriquecido a un 20%.

El funcionario estadounidense dijo a Reuters que "un 20% y el cierre de Fordow son prioridades de plazo inmediato" para el Gobierno de Barack Obama y sus socios internacionales en la disputa con Irán.

La república islámica dice que su programa está orientado a la generación de energía y producción de isótopos para fines médicos, pero el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha exigido una suspensión total del enriquecimiento de uranio, tanto al 20% como al 3,5% de pureza.

Una salida al punto muerto. Previamente, Israel, que también exigía el fin a todo el enriquecimiento y amenaza con ataques de último recurso sobre los sitios nucleares de su enemigo si la diplomacia falla, dijo que aceptaría - como primera prioridad - que las potencias se enfoquen en persuadir a Irán para que detenga la purificación de uranio a un 20%.

"Le dijimos a nuestros amigos estadounidenses, además de los europeos, que habríamos esperado que el marco de negociaciones exitosas sea claro, es decir que el P5+1 exija claramente que no haya más enriquecimiento al 20%", dijo el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, en una entrevista con Fareed Zakaria GPS de CNN que será transmitida el domingo.

Las reservas iraníes de uranio al 20% de pureza serían llevadas a "un país vecino de confianza", dijo Barak, según una transcripción de la entrevista.

Aunque Irán dice que tiene el derecho soberano a desarrollar la tecnología nuclear con fines pacíficos, a veces ha parecido más flexible en torno a abandonar el enriquecimiento al 20%, el cual inició en el 2010, y algunos expertos dicen que detener esta actividad de alto grado podría ayudar a terminar con el estancamiento diplomático.

No está claro lo que Teherán esperaría a cambio, pero podría considerar pedir un alivio de las sanciones aplicadas en su contra, entre las cuales se incluye un embargo de la Unión Europea a su industria petrolera.