Jerusalén. El primer ministro Benjamin Netanyahu llamó el miércoles a "fortalecer el poder de Israel" en respuesta a la crisis desatada en Egipto, mientras que al mismo tiempo se refirió a los esfuerzos por alcanzar la paz con los palestinos.

En un discurso ante el Parlamento, Netanyahu reiteró el temor israelí de que un nuevo régimen que reemplace al del presidente Hosni Mubarak siga una línea islamista radical, aunque Israel defiende las demandas de los manifestantes de una reforma democrática.

"La base de nuestra estabilidad, nuestro futuro y la preservación o ampliación de la paz, sobre todo en tiempos inestables, (...) yace en fortalecer el poder de Israel", agregó en su respuesta más contundente hasta el momento sobre la semana de protestas en Egipto.

El comentario pareció sugerir que Israel podría necesitar expandir sus fuerzas armadas si un tratado de paz de 1979 con Egipto, el primero que firmó con una nación árabe, no sobrevive a la crisis o se torna menos duradero que en el pasado.

La paz con Egipto creó una frontera pacífica con un país que alguna vez fue el mayor enemigo árabe de Israel. Netanyahu expresó que espera que los líderes mundiales garanticen que El Cairo respete el acuerdo.

El pacto permitió a Israel reducir considerablemente el gasto en defensa. El gasto en seguridad representa actualmente el 9% del Producto Interno Bruto, desde el 30% en los años previos a su firma.

Dan Schueftan, experto estratégico de la Universidad de Haifa, dijo en una entrevista que la incertidumbre en El Cairo, que podría extenderse por meses, implica que Israel tal vez necesite construir "un Ejército mucho más fuerte y aumentar el presupuesto de defensa de forma significativa".

En referencia a los palestinos, Netanyahu instó al presidente Mahmoud Abbas a aprovechar lo que cree que es una oportunidad creada por el malestar en Egipto para renovar las estancadas negociaciones de paz.

Al mismo tiempo, el primer ministro dijo que las diferencias en las posiciones de ambas partes posiblemente eran "muy grandes como para ser zanjadas" y concluir un acuerdo.

Las negociaciones con los palestinos, mediadas por Estados Unidos, colapsaron en septiembre por una disputa en torno a la construcción de asentamientos judíos en tierra que Israel capturó en la Guerra de 1967 y que los palestinos quieren para un Estado.