El primer ministro israelí dijo en conferencia de prensa que Israel seguirá adelante con su operación militar hasta que el movimiento islamista Hamas y otros grupos palestinos dejen de lanzar cohetes contra Israel.

El premier dijo que mantuvo "buenas conversaciones" con varios líderes mundiales en los últimos días, incluyendo al presidente estadounidense, Barack Obama, quien ayer propuso mediar en el conflicto, y con gobernantes europeos.

"Ninguna presión internacional nos impedirá actuar con todo nuestro poder", señaló el premier, citado por la página web del diario israelí Haaretz.

Netanyahu dijo que Israel ya atacó desde el aire o desde barcos más de 1.000 blancos en Gaza en los primeros cuatro días de ofensiva y que está utilizando un poder de fuego dos veces mayor que el de una operación similar lanzada en 2012.

Más de 100 palestinos murieron ya en la ofensiva, en su mayoría civiles, según el Ministerio de Salud de Gaza.

"Los líderes de Hamas se están escondiendo detrás de los ciudadanos de Gaza, y ellos son los responsables de todas las víctimas", señaló Netanyahu.