Jerusalem. El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, reiteró hoy que la postura del gobierno israelí es que la embajada de Estados Unidos debería trasladarse de Tel Aviv a Jerusalén.

Netanyahu hizo los comentarios un día después de que uno de los directores de la organización Republicans Overseas en Israel, Marc Zell, dijo al diario Ha'aretz que la reticencia a la reubicación, propuesta por primera vez en la campaña de Trump, ocurrió por solicitud de Israel.

"Nuestra postura siempre ha sido, y siempre será, que la embajada de Estados Unidos tiene que estar aquí, en Jerusalén", dijo Netanyahu al inicio de la reunión ministerial semanal.

El primer ministro también pidió a los demás países mover sus misiones a Jerusalén. "Creo que con el transcurso del tiempo, de hecho vendrán a Jerusalén".

Israel afirma que toda Jerusalén es su "eterna capital", pero la comunidad internacional nunca ha reconocido Jerusalén Oriental, un territorio del que Israel se apoderó en la Guerra de Medio Oriente de 1967.

Los palestinos consideran a Jerusalén Oriental la capital de su futuro Estado.

Desde la toma de protesta del presidente Trump, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha dicho en varias ocasiones que la discusión sobre el traslado de la embajada se encuentra en sus primeras etapas y que no se esperan anuncios pronto.