Managua. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, con el apoyo de los líderes de los distintos poderes del Estado, anunció que su país decidió sustraerse de cualquier actividad que promueva la Organización de Estados Americanos (OEA) en el marco del conflicto diplomático que mantiene con Costa Rica por los trabajos de dragado y limpieza del río San Juan.

Añadió que esta materia sólo se abordará en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

“Ante la desordenada sesión celebrada por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos el día viernes 12 de noviembre, Nicaragua se ve en la obligación de sustraerse de cualquier actividad de la OEA que tenga que ver con el dizque conflicto de límites de Costa Rica con Nicaragua”, informó.

El gobierno nicaragüense argumentó que “la OEA por su naturaleza misma es un órgano político de los estados de América Latina y no tiene ninguna competencia para conocer de ningún conflicto de límites”, debido a que no es una instancia judicial, señaló La Prensa.

“Nicaragua no va a concurrir a la Organización de Estados Americanos a discutir la soberanía y el dominio de nuestro territorio”, concluyó Ortega al leer una declaración emitida por el Consejo de los Poderes del Estado nicaragüense.

Asimismo, Ortega reiteró su derecho a que continúen los trabajos en el Río San Juan que generaron el conflicto con su vecina Costa Rica.

En el documento, Nicaragua sostiene que el tema del río San Juan es algo juzgado ya en la Corte de La Haya del 13 de julio de 2009. “En consecuencia lo único que está pendiente por hacer es la instalación de los mojones a lo que nuestro país está totalmente anuente”, señaló.

Nicaragua también solicitará en el Tribunal de La Haya el derecho de navegación sobre el costarricense río Colorado, bajo las mismas condiciones que los costarricenses lo hacen en el San Juan, mientras concluyan los trabajos de dragado y limpieza del San Juan.