Managua. El gobierno de Nicaragua criticó este jueves las declaraciones de preocupación de la OEA ante los recientes disturbios en ese país centroamericano, mientras que un grupo de figuras regionales urgió al organismo a salvaguardar el orden democrático.

El jefe de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, expresó el miércoles "su profunda preocupación" por los enfrentamientos entre seguidores del presidente Daniel Ortega y opositores, derivados de una polémica en torno a la elección de magistrados.

Un nota de la cancillería del gobierno de Ortega demandó a Insulza que "se abstenga de brindar declaraciones con ribetes injerencistas y basadas únicamente en reportes mediáticos parciales, de medios de comunicación enemigos de nuestro pueblo".

Por otro lado, un grupo de figuras regionales, que incluye al ex presidente de Estados Unidos Jimmy Carter, pidió se realice una reunión del consejo permanente de la OEA "para salvaguardar la democracia, la y paz la estabilidad en Nicaragua".

En los últimos días, en la capital Managua se han registrado manifestaciones violentas en las que se han incendiado vehículos y lanzado petardos y rocas.

En su comunicado, el gobierno nicaragüense dijo que no debe existir preocupación por esas situaciones que suceden por igual en muchos países como "expresiones legítimas de los pueblos".

Ortega, un ex guerrillero izquierdista que gobernó al país por primera vez en la década de 1980, emitió en enero un decreto en el que extendió el mandato de algunos cargos ejecutivos que ya se vencieron mientras la asamblea no designe a los reemplazos.

La oposición sostiene que fue una intromisión del Ejecutivo para mantener el apoyo en instituciones clave para sus aspiraciones de reelección, amparado en un fallo de la Corte Suprema, que en octubre desestimó una prohibición constitucional para hacerlo.

Además, el partido de Ortega busca reelegir a magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo Supremo Electoral, lo que la oposición rechaza argumentando que actúan en favor del gobierno.