Las autoridades de la Policía Nacional de Nicaragua aseguraron este sábado que la llamada "Operación Cazador", ejecutada la víspera en el Caribe sur del país permitió desarticular una base de apoyo logístico del trasiego de estupefacientes.

Asimismo se arrestaron a varias personas, se incautaron medios de transporte y un importante cargamento de cocaína, el cual fue incinerado este sábado en un predio policial.

El comisionado mayor, Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas e Internacionales de la Policía Nacional, confirmó este sábado la captura de cuatro presuntos narcotraficantes, cinco taxis, una camioneta, tres motos, una pistola y una regular cantidad de dólares y córdobas (moneda local).

"Con la Operación Cazador hemos dado un importante golpe a las estructuras de los cárteles de la droga, utilizadas para el trasiego de estupefacientes hacia el norte, porque hemos desarticulado una base de apoyo logístico que operaba en la región de Laguna de Perlas, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), dijo Borge.

La captura de la droga se produjo en el Caño Lora, del municipio de Laguna de Perla en la RAAS, una zona que es utilizada como corredor para el trasiego de estupefacientes hacia México y Estados Unidos.

El fin de semana pasada, unidades de la Fuerza Naval nicaragüense, también capturaron más de una tonelada de cocaína, que fue rápidamente incinerada, después de llenar todos los requisitos de ley como medida de prevención.

Nicaragua es uno de los países centroamericanos que más incauta drogas y medios de transporte del narcotráfico internacional, en el marco de su política de "muro de contención".