Managua, Andina. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, informó este domingo que su gobierno movilizará el equivalente a US$16 millones para enfrentar necesidades urgentes de reparación y construcción de viviendas e infraestructura vial devastadas por lluvias.

Desde la Casa de los Pueblos, el mandatario centroamericano explicó que se trata de una cifra insuficiente ante la magnitud de los estragos en el país debido al temporal, pero es el esfuerzo que se puede realizar en estos momentos con los recursos propios del Estado.

Según refirió, el monto asciende a 358 millones 600 mil córdobas (cerca de US$16 millones) asignados a distintas instituciones, pero que ahora se desviarán para enfrentar la contingencia climática.

El plan de viviendas, detalló, está dirigido a los departamentos donde tenemos más problemas, entre ellos Chinandega, Carazo, Masaya, León, Río San Juan, Estelí y Rivas, con un costo total de 59 millones 533 mil 150 córdobas (más de US$2 millones).

Ya disponemos de esos recursos para construir y reparar las mil una viviendas contempladas en este programa, dijo el dignatario, en compañía del gabinete de emergencia.

En la reparación de la infraestructura vial, detalló, serán priorizadas por ahora las zonas más críticas, como son los departamentos de León, Chinandega, Estelí, Madriz, Chontales, Matagalpa y las regiones autónomas del Atlántico.

El estadista mostró confianza en la posibilidad de recibir mayores ayudas de la comunidad internacional, a fin de resarcir los daños provocados por el fenómeno meteorológico y agradeció los recursos brindados por varios países e instituciones mundiales.

Llamó a la población a reforzar la solidaridad y las precauciones, pues según recordó la temporada de lluvia continuará hasta noviembre y pueden producirse eventos extremos en cualquier momento.

Solo en este mes, dijo Ortega, se levantaron en la capital 400 casas para damnificados como parte del empeño por resolver las cuestiones más urgentes, se trata de inmuebles confortables, con las condiciones para dar cobija digna a las personas, comentó.

En recuento de adversidades sobre la temporada lluviosa, el dignatario precisó que el número de damnificados asciende a 148 mil 530, sin cuantificar todavía los perjuicios de las últimas horas.

La cifra de evacuados llega a 10 mil 803, se reportan 16 fallecidos, 18 lesionados y cinco mil 118 familias afectadas por pérdida parcial o total de sus viviendas.

Hay, notificó, 15 puentes destruidos y mil 516 kilómetros de carretas con distintos grados de averías, más de 28 mil 900 kilómetros de tuberías rotas, daños en 210 pozos de agua y dos mil 393 letrinas.

A escala nacional, explicó, los efectos sobre la producción agrícola llegan a 44 mil 241 manzanas (una manzana es igual a 0,7 hectáreas), en cultivos como frijol blanco y colorado, papa, tomate, cebolla, sorgo, ajonjolí y algodón en menor medida.

No pueden considerarse grandes estragos en el país, pero sí para los campesinos que perdieron parte o todas sus siembras y varios de sus animales murieron ahogados, señaló, en declaraciones que recoge Prensa Latina.

Independientemente de todas las complicaciones climáticas, "el país sigue marchando con tranquilidad y paz", añadió.