Managua. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, llamó este viernes a la mandataria de Costa Rica, Laura Chinchilla, a mantener el diálogo en medio de una disputa limítrofe.

Los mandatarios tenían programado reunirse este sábado, pero la cita quedó en el aire luego que San José la condicionó a la suspensión del dragado del nicaragüense río San Juan y el retiro de militares de Nicaragua de una pequeña zona cercana al cauce que considera bajo su soberanía.

"Yo tengo toda la disposición de diálogo (...), si Costa Rica nos dice que están dispuestos a dialogar y a que nos reunamos mañana, que es la fecha que teníamos acordada, reunirnos mañana 27, yo estoy dispuesto a ir a Costa Rica, todo sea por el entendimiento", dijo Ortega en un discurso.

"Nosotros no le ponemos ninguna precondición a Costa Rica para conversar, que ellos no nos pongan precondición y eso nos va a permitir que ya conversando Costa Rica y Nicaragua, Costa Rica presente todas sus preocupaciones, todos sus argumentos, todos sus puntos de vista", dijo Ortega en un acto en el que recibió credenciales de varios embajadores.

Costa Rica anunció la semana pasada que demandó ante La Haya a Nicaragua por presuntos daños en su territorio con el dragado del río, y antes acudió a la Organización de Estados Americanos (OEA) para denunciar supuestas incursiones en su territorio por parte de soldados nicaragüenses.

Nicaragua prepara una demanda similar contra su vecino por daños ambientales y ha requerido insistentemente a Costa Rica que procedan a una señalización de su frontera común.

Ambos países ya habían recurrido en el 2009 a La Haya, que ratificó entonces la soberanía de Nicaragua sobre el río, pero estableció derechos de Costa Rica para navegar en parte de él para asuntos comerciales con la supervisión de autoridades nicaragüenses.