Los obispos católicos de Nicaragua llamaron a la población a perder el miedo y lanzaron fuertes críticas a los "soberbios de corazón, los arrogantes", en una alusión al presidente Daniel Ortega, quien buscará la reelección en noviembre de este año.

La Conferencia Episcopal aconsejó "superar los miedos" y dejar la indiferencia y los egoísmos "de quien se apoya en sí mismo", en una carta pastoral divulgada el martes en la noche, en la que exhorta a orar y meditar a la luz del Magníficat, "una oración para los tiempos nuevos" (incluida en el Evangelio de Lucas).

Los obispos, sin mencionar explícitamente a Ortega, criticaron a "los soberbios de corazón, los arrogantes y orgullosos que buscan sus intereses y exigen que se rinda culto a su personalidad, (quienes) se pierden y se dispersan por autodivinizarse, siguiendo sus caminos y no los de Dios".

Citando a Lucas, los obispos advirtieron que "los poderosos que ejercitan el dominio en modo despótico y autoritario, consolidándose en modo prepotente y tiránico sobre los demás actúan como si Dios no existiera y por eso Dios mismo los destrona y derriba".

"A los pobres hay que respetarlos en su dignidad: debemos comprometernos en su promoción humana integral más allá del puro asistencialismo económico y hacer que sean sujetos de su propia historia", añadió la Conferencia Episcopal.

El arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, dijo a la prensa que la carta pastoral "es un documento abierto a la reflexión" y una interpretación del Magníficat que tiene "auténtica vigencia en estos tiempos" "No estamos adversos al gobierno ni queremos entrar en confrontación, este documento es una catequesis (...), está hecho para iluminar este momento de la historia", dijo Brenes, un crítico del mandatario izquierdista.

Los obispos emitieron la carta pastoral a escasos meses de las próximas elecciones, en las que Ortega aspira a un nuevo mandato luego de superar, tras un controvertido fallo judicial, una norma constitucional que le impedía buscar la reelección.