Tegucigalpa. El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, propuso aprovechar la próxima cumbre del Grupo de Río para que la región “unifique posiciones” respecto a la relación que se mantendrá con Honduras.  

Ortega indicó que su país no reconocerá al nuevo gobierno hondureño, encabezado por Porfirio Lobo, porque todavía están vigentes resoluciones de organismos internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA).

"No han habido reuniones donde se hayan revertido (esas resoluciones) y debemos ser serios en esto" dijo Ortega, según consigna El Heraldo de Honduras.

El mandatario nicaragüense dijo que había dialogado con su par guatemalteco, Álvaro Colom, para que en la cumbre del Grupo de Río, que se celebrará entre el 22 y 23 de febrero en Cancún, los líderes centroamericanos aborden este asunto.

La idea es llegar con cierto consenso de cara a la Asamblea General de la OEA, donde se abordará decidirá la relación a nivel político con Honduras.

De todos modos, Ortega aclaró que más allá de la relación nivel político, "nosotros mantenemos todo el actual sistema en el orden económico y comercial. No mezclamos lo político y lo económico”.