La Policía Nacional de Nicaragua anunció este martes la prohibición del uso de fuegos artificiales en discotecas y otros establecimientos cerrados, "con el objetivo de preservar la vida y la integridad de las personas que visitan estos lugares", según comunicado divulgado la noche de este martes.

Por instrucciones del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, la directora nacional de la Policía nicaragüense, primera comisionada Aminta Granera, firmó una disposición que prohíbe "estrictamente la introducción, tenencia y uso de fuegos artificiales como bengalas y otros pirotécnicos en discotecas y otros establecimientos".

La disposición obliga, además, a los responsables de los centros de diversión al uso obligatorio de un detector de metal fijo de arco y detectores portátiles en los accesos a los locales para evitar la portación de armas de fuego, instalar un sistema activo de prevención de incendios y desastres debidamente aprobado por la Dirección General de Bomberos.

Las prohibiciones dictadas por la Policía nicaragüense surgen luego que al menos 234 jóvenes perecieran y varias decenas resultaran lesionados graves, luego que se produjera un incendio en un centro de diversión de Brasil, aparentemente por la manipulación de una bengala.

La disposición establece un plazo prudencial que no exceda los 45 días para que las discotecas y otros establecimientos cerrados de diversión en el país cumplan con los requisitos establecidos.