Managua. Nicaragua inició este miércoles el reforzamiento de su sistema de vigilancia sísmica con apoyo del gobierno de Venezuela, dijo la directora de Sismología del Instituto Nicaraguense de Estudios territoriales (INETER), Angélica Muñoz.

Especialistas locales y venezolanos comenzaron este miércoles a instalar cuatro modernas estaciones sísmicas portátiles que donó a Nicaragua el gobierno de Caracas para reforzar el sistema de vigilancia de los temblores que afectan el litoral del Pacífico.

Los equipos son instalados en la Laguna de Apoyeque y Punta Huehuete, a unos 15 kilómetros al noroeste de la capital, en El Crucero, unos 35 kilómetros al sureste de Managua, y en La Paz Centro, al noroeste, informó Muñoz a la prensa oficial.

Agregó que los equipos tienen la capacidad de transmitir información en tiempo real y aunque haya un evento sísmico de gran magnitud, los datos captados por el aparato no podrán interrumpirse porque las estaciones sísmicas portátiles cuentan con un sistema autónomo de energía a base de paneles solares.

"En esta ocasión hemos traído desde Venezuela estos equipos que están constituidos por un sismógrafo lo suficientemente sensible para poder registrar cualquier movimiento de suelo que se pueda producir", dijo por su parte el experto venezolano, Miguel Palma.

Venezuela ofreció la víspera el uso de su satélite "Simón Bolívar" para monitorear en tiempo real las incidencias climáticas, incluyendo la temporada de lluvias, así como el comportamiento de los caudales de los ríos.

Nicaragua ha solicitado al gobierno de Venezuela apoyo para el proceso de reconstrucción o reparación de miles de viviendas dañadas parcial o totalmente por los sismos ocurridos el jueves y el viernes pasados.

Dos personas fallecieron por razones asociadas a los sismos de la semana pasada y varias decenas resultaron lesionadas, pero sólo tres necesitaron atención hospitalaria.