Managua. El gobierno de Nicaragua reiteró que las concesiones otorgadas a empresas extranjeras para la exploración de petróleo no afectan territorios marítimos de Costa Rica, que el mes pasado entabló una nueva demanda internacional por ese motivo. 

"Las concesiones que se han dado y que se puedan dar en los próximos meses o años están en territorio nuestro", declaró a periodistas el ministro de Energía y Minas de Nicaragua, Emilio Rapaccioli.

El funcionario restó validez a una demanda que Costa Rica presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, acusando a Nicaragua de haber ofrecido en exploración bloques petroleros situados en una zona bajo soberanía costarricense. "Nosotros sabemos de lo que somos dueños en el mar territorial, igualito a como lo sabemos en tierra", agregó Rapaccioli.

"Las concesiones que se han dado y que se puedan dar en los próximos meses o años están en territorio nuestro", declaró el ministro de Energía y Minas de El Salvador, Emilio Rapaccioli.

El año pasado el gobierno de Nicaragua otorgó concesiones de exploración petrolera en áreas del Mar Caribe, a las empresas estadounidenses Noble Energy e Infinity Energy Resources. Costa Rica elevó ante la CIJ su demanda contra Nicaragua, la tercera en el lapso de una década, el pasado 25 de febrero.

Según explicó la Cancillería en San José, el Estado costarricense busca "determinar la extensión completa de los límites marítimos entre todas las áreas marinas pertenecientes tanto en el Mar Caribe como en el Océano Pacífico".

En Managua, el vicepresidente Omar Halleslevens y juristas desestimaron la nueva demanda, entablada pocas semanas antes de que la presidenta Laura Chinchilla entregue el poder a quien resulte vencedor en segunda vuelta electoral, el próximo 6 de abril.

Halleslevens aseguró que las áreas ofrecidas a empresas petroleras "están dentro de nuestro territorio", por lo cual Nicaragua podrá ejercer una adecuada defensa ante el máximo tribunal de Justicia.

Según el jurista nicaragüense Mauricio Herdocia, los límites marítimos entre Nicaragua y Costa Rica quedaron fijados hace casi 37 años, mediante el tratado Fernández-Facio, que San José firmó con Colombia el 17 de marzo de 1977.

El Tratado de áreas marinas y submarinas y cooperación marítima entre la República de Colombia y la República de Costa Rica delimitó también las fronteras entre Nicaragua y Colombia, "que la CIJ terminó de definir en su sentencia de noviembre de 2012", añadió Herdocia. 

En esa polémica sentencia, que el gobierno colombiano se niega a reconocer, el tribunal de Naciones Unidas le adjudicó a Nicaragua más de 90.000 kilómetros cuadrados en el Mar Caribe.

Nicaragua y Costa Rica también se enfrentaron en La Haya por un enclave limítrofe que ambas naciones reclaman como suyo, y por la construcción, por parte de San José, de una carretera fronteriza que según Managua ha causado graves daños ambientales.