Managua. Nicaragua se mantiene este sábado en alerta roja por temor a nuevos sismos, después de los dos terremotos registrados el jueves y el viernes, seguidos de múltiples réplicas que dejaron un muerto, 38 heridos y más de mil casas dañadas, informaron las autoridades.

“Estamos atentos a toda la sismicidad que se está registrando en el territorio”, afirmó la directora de sismología del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Angélica Muñoz.

38 heridos, 53 casas colapsadas, 1.060 viviendas parcialmente dañadas, 731 edificios con fisuras, 300 metros de cable eléctrico caído y varios derrumbes de tierra, según balance preliminar de Defensa Civil del Ejército.

En la mañana de este sábado volvieron a sentirse movimientos de tierra -atribuidos a las réplicas- que nuevamente dejaron en vilo a la población.

El primer terremoto, de 6,2 grados en la escala de Richter y a 10 kilómetros de profundidad, ocurrió la tarde del jueves a 20 kilómetros al norte de la capital; mientras que el segundo, de 6,1 grados y 113 kilómetros de profundidad, se registró la tarde del viernes a 60 kilómetros al suroeste de Managua, precisó el Ineter.

Los terremotos fueron sentidos con fuerza en los departamentos de Granada, Managua, Boaco, Carazo, León, Rivas, Chinandega, Masaya y Jinotega, en la región del Pacífico de Nicaragua, así como en parte de sus vecinos de Honduras, El Salvador y Costa Rica.

Las ciudades más afectadas fueron Nagarote, Mateare y Managua, en el pacífico nicaragüense, donde se reportan 38 heridos, 53 casas colapsadas, 1.060 viviendas parcialmente dañadas, 731 edificios con fisuras, 300 metros de cable eléctrico caído y varios pequeños derrumbes de tierra, según un balance preliminar de Defensa Civil del Ejército.

Los tres centros urbanos bordean el lago Xolotlán, por el cual pasan las fallas sísmicas que provocaron en 1972 un terremoto de 6,2 grados que destruyó la capital nicaragüense.

Muñoz dijo que vigilan las réplicas de Xolotlán, debido a que dos de ellas -de 3,8 y 3,4 grados Richter- ocurrieron entre el jueves y viernes a poca profundidad, cerca de las costas de Managua.

Fueron “dos sismos de pequeñas magnitudes, pero que para nosotros son de suma observación y vigilancia por el hecho de que Managua está atravesada por una serie de fallas activas”, subrayó Muñoz.

El alerta roja, decretada el viernes por el Presidente Daniel Ortega, mantiene atentos a los comité del estatal Sistema de Prevención, Atención y Mitigación de Desastres (Sinapred), que integran el ejército, varias instituciones de gobierno y cuerpos de socorro.

Vea también en LaNacion.com 
El Salvador pide a Honduras desalojar islote “inmediatamente”