El jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, aseguró este domingo que el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, encabeza un "cruento" plan para derrocarle.

En un acto en el central estado de Miranda, Maduro reiteró que otorgaba "el beneficio de la duda" al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre si conocía de estos planes.

"El poder imperial del norte ha entrado en fase peligrosa de desesperación y han ido a hablar con gobiernos del continente para anunciar el derrocamiento de mi gobierno. Acuso al vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, de personalmente haber hablado con presidentes y primer ministros para anunciarlo", dijo.

Según el mandatario venezolano, Biden comentó este plan en una reciente reunión energética en Washington con gobernantes caribeños, quienes se lo transmitieron a él la pasada semana en Costa Rica durante la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

El jefe de Estado alertó a las Fuerzas Armadas de que existen planes para "comprar" altos oficiales para provocar un golpe de Estado en esta nación suramericana.

"Se ha puesto en marcha un plan para un golpe de Estado cruento y debemos unir las fuerzas populares y militares para derrotar en cualquier escenario ese golpe de Estado", precisó.

Maduro señaló que desde Washington "se ha desatado una locura" con el fin de derrocarle y ante estas intenciones el pueblo debe estar atento.

"El pueblo tiene que estar preparado para rescatar su democracia, su constitución, su revolución", sentenció.

El pasado viernes, Maduro manifestó que todas las agencias del gobierno de Estados Unidos, están involucradas en un supuesto "plan violento" para acabar con su gobierno.

El enfrentamiento entre Caracas y Washington es casi permanente desde la llegada al poder en 1999 del fallecido mandatario, Hugo Chávez, y desde hace cuatro años ambos países no tienen embajadores en sus sedes diplomáticas.

Sin embargo, Venezuela envía más de 1 millón de barriles de petróleo al día a Estados Unidos, mientras que ese país continúa siendo el primer socio económico de Caracas.