En la mesa de diálogo desarrollada el día de ayer en Venezuela, mediada por UNASUR y el Vaticano, gobierno y oposición intercambiaron opiniones sobre el momento de crisis que está atravesando el país.

El presidente Nicolás Maduro aseguró que existe en Venezuela un grupo insurgente armado, que existe más allá de los partidos políticos, que arremete contra el gobierno y su fin es dañar la sociedad.

Sobre los mismos el presidente expreso: "Hay grupos armados que creen que el camino de la política y la toma de poder es soplar y hacer botella. No saben en el berengenal en el que se están metiendo y se han metido. No saben en lo que se están metiendo".

Como presidente, Maduro anunció que tiene la obligación y el compromiso de defender al pueblo de estos grupos, dentro del marco de la Constitución.