Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, solicitó mayor apoyo de las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCH) y del poder popular, al tiempo que pidió propuestas e ideas constructivas para gobernar de manera óptima la nación sudamericana.

Así lo dio a conocer el dignatario en el marco de la reunión con integrantes de las 509 Unidades de Batalla Bolívar-Chávez (UBCH), organizaciones de base del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), con miras al III Congreso de la organización que se celebrará a finales de julio.

"Necesito más apoyo de las Unidades de Batalla Bolívar-Chávez y del pueblo venezolano para gobernador cada vez mejor para la población. Yo les pido a través de propuestas, de ideas constructivas para ser estudiadas. Sé que tengo el apoyo de todos ustedes en la calle, eso lo sé", dijo a través de la estatal Venezolana de Televisión.

En su intervención, también solicitó a los representantes regionales de las UBCH le presenten para el venidero 15 de junio un documento bien elaborado y fundamentado que plasme 10 propuestas para mejorar, ampliar y perfeccionar las políticas sociales, culturales, y de gobierno de calle.

Desde el estado llanero de Barinas (oeste), el mandatario sudamericano dijo que el III Congreso "del PSUV tiene la más grande importancia para el futuro de nuestra patria, y es decisivo para el rumbo que la revolución va a tomar".

Reconoció que "hay sectores que lo que quieren es convertirse en cúpulas y se prestan para discursos disolventes, divisionistas, así que no permitamos que pequeños grupúsculos pretendan, apoyados por los medios de la burguesía, tratar de manchar este histórico y grandioso congreso del PSUV".

Además, llamó a que el evento del partido rojo que se realizará por tres días se extienda hasta el 29 de julio para dedicar la celebración del nacimiento al comandante y líder de la revolución bolivariana Hugo Chávez, el 28 de julio.

En referencia a la mesa de diálogo entre la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) -que aglutina a los partidos de oposición- y el Poder Ejecutivo, el cual se encuentra "congelado" desde hace varias semanas, Maduro denunció que "pretendieron exigir resultados y pedir cargos".

Dejó claro que el diálogo es primero ante el país y para los grandes intereses nacionales y no de cúpulas, destacando de manera categórica que no hay lugar para hacer pactos con la burguesía venezolana.

Además, señaló que dentro de la MUD hay un sector que "se debate entre el método derrotado de la guarimba (violencia) y otros que buscan otras salidas más graves", como el magnicidio y el golpe de Estado continuado denunciado la víspera por los dirigentes del PSUV.