París. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo este martes estar decidido a resolver la disputa con México por el caso de la mujer francesa Florence Cassez, quien cumple una condena de 60 años de prisión en el país latinoamericano por cargos de secuestro que ella niega.

Cassez, de 36 años y quien recién cumplió cinco años de su condena, fue arrestada en el 2005 con su novio mexicano en una dramática redada policial en un rancho donde tres personas, incluyendo una niña pequeña, eran mantenidas como rehenes.

El rechazo de un tribunal mexicano de su apelación la semana pasada se está convirtiendo en una disputa diplomática.

"Estoy decidido a resolver el serio problema humanitario de Florence Cassez", dijo Sarkozy a periodistas este martes.

México, que está asolado por el crimen organizado e impone duras penas a los secuestradores, reiteró el lunes por la noche que no tenía planes de enviar a Cassez a su país y sostuvo que la mujer había sido declarada culpable luego de un juicio.

"Tenemos que permanecer en calma y obtener resultados", indicó Sarkozy, agregando que hablaría con su homólogo mexicano, Felipe Calderón, el martes más tarde.

La decisión de una corte mexicana de rechazar su apelación enfureció a París. La ministra de Relaciones Exteriores, Michele Alliot-Marie, dijo que constituía una "negación de justicia" y que dañaría las relaciones entre ambos países.

Cassez, cuyo caso fue abordado por Sarkozy en un viaje a México en 2009, dice que no sabía que su novio, Israel Vallarta, tenía rehenes en la casa donde ambos vivían.

Personas que fueron secuestradas por la banda de delincuentes "Los Zodiaco", que fue vinculada con Cassez, han dicho que reconocen la voz de la francesa durante su cautiverio y pidieron todo el peso de la ley sobre ella.

Uno de los argumentos de los abogados de Cassez fue que una de las víctimas al principio no la reconoció, pero en una posterior declaración tras ser "aleccionada", según la defensa, identificó la voz de la francesa como la de su plagiaria.

Sarkozy dijo que Francia seguiría adelante con el "Año de México", un evento cultural programado para el 2011, luego de que algunos reclamaran su cancelación, y señaló que se lo dedicaría a Cassez.

El festival, auspiciado por influyentes empresas de ambos países como Safran, Lafarge, Cemex y Sanofi-Aventis, incluirá alrededor de 200 eventos culturales, educativos y económicos durante todo el año en varios lugares de Francia.

Los comentarios de Sarkozy desataron una airada reacción del Ministerio de Relaciones Exteriores mexicano, que anunció que se retiraría del evento, que incluye exposiciones como del destacado muralista Diego Rivera o de la cultura Maya, y acusó a Francia de usarlo como una herramienta política.

En tanto, el escritor mexicano Carlos Fuentes dijo el martes que Sarkozy estaba convirtiendo el caso en un asunto de Estado para mejorar su posición en las encuestas.

"El presidente Sarkozy (...) ha convertido esto como un asunto de Estado nacional porque su prestigio anda muy bajo, porque las encuestas demuestran que tiene una aprobación muy reducida y esto le permite engrandecerse ante el público, aparecer como el defensor de la patria", dijo Fuentes en una entrevista con una emisora de radio mexicana.