Londres. La ministra del Interior de Gran Bretaña, Theresa May, dijo este lunes que los funcionarios locales no estaban al tanto de más intentos por poner bombas en aviones, luego de que dos artefactos fueran descubiertos el viernes en aviones de carga en Gran Bretaña y Dubái.

"En esta etapa no tenemos información para sugerir que otro ataque de una naturaleza similar de Al Qaeda en la Península Arábiga sea inminente", dijo May al Parlamento.

"Sin embargo, la organización está muy activa. Sigue planeando otros ataques en la región, especialmente contra Arabia Saudita.

"Por lo tanto, trabajamos asumiendo que esta organización deseará seguir encontrando formas de atacar también blancos más lejanos", indicó la ministra.

May también dijo que Gran Bretaña extendió una prohibición a los envíos de cargamento aéreo sin acompañantes desde Yemen y Somalia.

La ministra agregó que los pasajeros no podrán portar repuestos de tinta de más de 500 gramos en su equipaje de mano durante sus vuelos desde Gran Bretaña.

El transporte de repuestos de tinta por cargamento aéreo también será vetado, a menos que sean originados por un embarcador con acuerdos de seguridad aprobados por el Gobierno.

La ministra aseguró que las prohibiciones, que entrarán en vigencia desde esta medianoche, serán revisadas en las próximas semanas.

El anuncio fue hecho luego de la incautación de bombas en paquetes enviados en avión a Estados Unidos desde Yemen.

Uno de los paquetes fue hallado en un avión de carga de United Parcel Service en el aeropuerto East Midlands, al norte de Londres, y la otra bomba fue encontrada en un repuesto de impresora computacional en un paquete en una instalación de FedEx en Dubái.

May declaró que las pruebas mostraron que el artefacto encontrado en Gran Bretaña era una bomba viable. "Si el artefacto hubiera detonado, evaluamos que pudo lograr botar el aeropuerto", indicó