Washington. El Ejército de Estados Unidos dijo el miércoles que no presentaría cargos criminales contra 10 miembros en servicio implicados en el escándalo por prostitución del Servicio Secreto en Colombia, optando por castigos menores y, en un caso, una simple carta de amonestación.

Los soldados y agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos estaban ayudando a organizar la seguridad para el presidente Barack Obama antes de su visita de abril a una cumbre en la ciudad costera de Cartagena.

Los empleados del Servicio Secreto fueron acusado de llevar mujeres, algunas de ellas prostitutas, a sus habitaciones de hotel en Colombia. La agencia dijo posteriormente que determinó que nueve agentes estuvieron involucrados en mala conducta grave. El incidente opacó la visita de Obama y avergonzó a los servicios involucrados.

El Comando Sur del Ejército de Estados Unidos no reveló la naturaleza de las acusaciones contra sus miembros en servicio, incluido si estuvieron involucrados directamente en el escándalo con las prostitutas.

Pero tres de los soldados acusados han solicitado un juicio ante una corte marcial, lo que significa que los detalles de sus casos podrían hacerse públicos cuando comiencen los procedimientos en las próximas semanas.

El Ejército recomendó que siete soldados y dos Marines reciban "castigos extrajudiciales", una amplia categoría que un funcionario estadounidense dijo bajo condición de anonimato que podría ir desde la reducción de rango a una multa en dinero.

Un miembro de la Fuerza Aérea también recibió una carta de amonestación después de que el Ejército concluyó que él no había violado las leyes militares. Ninguno de los 10 miembros en servicio eran oficiales.

El Comando Sur dijo que dos casos siguen bajo revisión legal.

Si bien la prostitución es legal en Colombia, es ilegal para los miembros en servicio bajo la ley militar de Estados Unidos.