Quito. Ecuador designó este viernes a un nuevo jefe de la policía, luego que su antecesor renunció tras perder autoridad en medio de una sublevación de efectivos de la fuerza pública que puso en peligro la vida del presidente Rafael Correa.

Fausto Patricio Franco reemplazó en el cargo a Freddy Martínez, quien dimitió a primera hora de este viernes, argumentando que sus subordinados lo habían irrespetado y maltratado durante las violentas manifestaciones en la jornada previa en la que murieron dos policías y un estudiante.

Franco se desempeñó anteriormente como director nacional de educación de la policía, según datos publicados en la página web de la fuerza.

Policías de todo el país protestaron en rechazo a una reforma legal que les corta beneficios económicos y retuvieron por varias horas al presidente Correa en un hospital, un hecho inédito que terminó en un violento enfrentamiento con militares.

"Estamos dispuestos al cambio, realizaremos el cambio para el beneficio del país", dijo Franco en una rueda de prensa conjunta con ministros de gobierno.

El flamante jefe policial hizo un llamado a sus compañeros "a realizar su trabajo con ahínco, perseverancia y pasión para mantener (...) al país en paz".

Martínez perdió autoridad ante un grupo de policías protestantes.

El mandatario anunció tras su rescate una depuración de la policía y sanciones a los uniformados involucrados en la manifestación.

La Fiscalía de la Nación inició una investigación para determinar a los responsables, que según el gobierno habían estado liderados por personas infiltradas en las tropas y afines al ex presidente Lucio Gutiérrez.

Correa ha señalado que la manifestación era una excusa para dar un golpe de Estado, una acción rechazada por la comunidad internacional.