Lima, EFE. La flamante canciller de Perú, Eda Rivas, afirmó este miércoles que "el cauce de La Haya ya está trazado" y que sólo se espera "el fallo que vendrá en junio", al garantizar el respeto que su país dará a la resolución que emita esa Corte Internacional sobre la demanda de límites marítimos con Chile.

"Quiero garantizar la continuidad del trabajo. No olvidemos que la política exterior es una política de Estado y que quien la dirige es el presidente, y todo lo que se ha venido haciendo en cancillería, en particular los temas tocados en La Haya, va a tener continuidad", dijo Rivas en declaraciones al canal estatal TVPerú.

La abogada, de 61 años, subrayó que actualmente el gobierno trabaja en una "agenda bilateral" con Chile, y un "trabajo conjunto" que lleve a ambos países a un desarrollo común.

"Esa política bilateral se verá expresada, además, en un viaje que los ministros haremos la próxima semana para ver temas muy concretos de lo que son agendas bilaterales", según anunció.

La cita aludida por Rivas es el Consejo de Integración Social Perú-Chile que se realizará los próximos 27 y 28 de mayo en Santiago de Chile con la participación de los ministros de Desarrollo, Salud, Educación, Trabajo, Mujer, Justicia, Interior y de Relaciones Exteriores, según informó a Efe la cancillería de Perú.

Rivas, que fue ministra de Justicia hasta este miércoles, indicó que es "muy importante ponerle fin a un entredicho que se tiene desde mucho tiempo atrás (con Chile), porque eso va a permitir emprender juntos muchos temas bilaterales".

Perú presentó una demanda contra Chile en 2008 ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya para pedir el establecimiento de los límites marítimos y, después del desarrollo del proceso, ambos países esperan ahora el fallo definitivo.

La nueva canciller resaltó la "gran labor" que desarrolló su antecesor Rafael Roncagliolo en el ministerio de Relaciones Exteriores.

Roncagliolo renunció por motivos de salud, pero diversos políticos comentaron que su salida respondió a desencuentros que mantuvo en las últimas semanas con los presidentes de Ecuador, Rafael Correa, por un incidente con su embajador en Lima, y con el de Venezuela, Nicolás Maduro, por plantear un pronunciamiento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) sobre las tensiones en ese país.