Lima. La flamante presidenta del Congreso, Luz Salgado, descartó que este poder del Estado, cuya mayoría recae en Fuerza Popular, vaya a desempeñar un rol obstruccionista frente al Poder Ejecutivo presidido por Pedro Pablo Kuczynski.

“De ninguna manera seremos un Congreso obstruccionista”, manifestó en su primer discurso tras ser elegida para el cargo por una mayoría de 87 votos.

Tras instar a los congresistas a impulsar proyectos de ley que atiendan las necesidades de la población, sostuvo que los miembros del Parlamento fueron elegidos para vigilar las políticas públicas y fiscalizar los recursos de todos los organismos del Estado.

“Estamos en un momento histórico, en el umbral del bicentenario de la Independencia y todos estamos obligados a dejar un legado que inauguré el tercer siglo de Perú”, puntualizó.

Preciso también que en estos cinco años de gestión parlamentaria debe florecer el intercambio de ideas y argumentos para tomar decisiones concertadas en beneficio del país, considerando que la población votó por darle una mayoría absoluta a la bancada Fuerza Popular.

En ese contexto, dijo que la mayoría parlamentaria tiene la misión de cumplir su rol histórico de ser el contrapeso para que el próximo gobierno no ejerza un poder ilimitado o en beneficio de un grupo determinado.

Indicó que la historia ha mostrado que cuando los gobernantes no resuelven problemas como la crisis económica y el terrorismo, se producen rupturas constitucionales “que nunca más se repetirán porque aquí todos estamos comprometidos con la defensa de la democracia”.

Añadió que el Legislativo ejercerá una función de balance y control que contribuirá a la gobernabilidad del país, será dialogante, responsable y capaz de superar las diferencias con tolerancia.

“No se legislará en contra el pueblo, habrá respeto a las minorías parlamentarias, no seremos un Congreso obstruccionista, paralizante o negativo. Deseamos que el Ejecutivo tenga éxito y del cual sean partícipes todos los peruanos”, refirió.

Agenda de trabajo. Como agenda de trabajo, propuso priorizar los problemas que afecten al país, como la seguridad ciudadana, la recuperación del crecimiento, el combate a la corrupción, mejorar los servicios de salud, educación y protección a las poblaciones vulnerables.

Llamó, asimismo, a cumplir con la elección del defensor del pueblo y el miembro de Tribunal Constitucional, y se comprometió a devolverle al Consejo Directivo el rol de coordinación entre todas las bancadas del Legislativo.

Según dijo, en su gestión se debatirán políticas de gobierno, invitarán a ministros, impulsarán un mecanismo de control político más ágil que la estación de preguntas y citarán en forma periódica al contralor general de la República, dijo.

También propuso prepublicar los proyectos de ley, convocar a audiencias en temas trascendentales para escuchar a la población, buscar la especialización de los parlamentarios y normar los procedimientos de las comisiones investigadoras.

Salgado superó en votos al candidato a la Presidencia del Congreso por el Frente Amplio, Wilbert Rozas.