La Habana. El disidente cubano Guillermo Fariñas, protagonista en 2010 de una prolongada huelga de hambre que condujo a la liberación de decenas de presos políticos, fue detenido este jueves por segunda vez en 24 horas.

Fariñas fue detenido en Santa Clara, 270 kilómetros al este de La Habana, cuando se dirigía con una decena de opositores hacia una comisaría para indagar sobre otro disidente arrestado más temprano, dijo su madre Alicia Hernández.

"Está detenido otra vez desde esta tarde. No lo he podido ver ni tampoco hablar con él. Hay que esperar", dijo la mujer por teléfono a Reuters.

Fariñas había sido detenido este miércoles durante aproximadamente seis horas tras resistirse al desalojo de una familia que ocupaba ilegalmente un local abandonado.

El psicólogo de 49 años realizó el año pasado una huelga de hambre de más de cuatro meses para exigir la liberación de decenas presos políticos enfermos.

Su protesta aumentó la presión internacional sobre el gobierno del presidente Raúl Castro, que se comprometió ante la Iglesia Católica a liberar a 52 disidentes. Cuarenta y uno ya fueron excarcelados, la mayoría a condición de que se marcharan a España.

Fariñas fue recocido a fines de 2010 con el Premio Sajarov de derechos humanos del Parlamento Europeo.

El gobierno comunista de Cuba lo considera un "mercenario" a sueldo de su enemigo Estados Unidos, igual que a los demás opositores.