El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, confirmó la nominación de Miguel Basáñez -quien es cercano a la familia del presidente de México, Enrique Peña Nieto- como el nuevo embajador de México en Estados Unidos, nombramiento que fue recibido con beneplácito por parte del gobierno estadounidense.

La designación tardó cinco meses, desde que, en marzo, el actual ministro de la SCJN, Eduardo Medina Mora, dejara la titularidad de la oficina diplomática de México en Estados Unidos.

En conferencia de prensa, luego de la firma de convenios con el gobernador del estado de Minnesota, Mark Dayton; Meade Kuribreña sostuvo que tienen el visto bueno del gobierno de Estados Unidos para el nombramiento.

“El presidente Enrique Peña Nieto designó al doctor Miguel Basáñez como embajador de México en Estados Unidos (...) Recibimos recientemente el beneplácito de Estados Unidos”, expresó.

“Estamos pendientes de buscar el perfil correcto” dijo Meade en mayo.

En las instalaciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores, aseguró que Basáñez Ebergenyi cuenta con amplio conocimiento de la relación bilateral.

Miguel Basáñez es abogado por la Universidad Nacional Autónoma de México y sociólogo por la London School of Economics de Gran Bretaña.

El pasado 4 de agosto, la agencia Reuters reveló que el académico tiene estrechos lazos con los políticos del Estado de México. En declaraciones, bajo condición de anonimato, les fue revelado que se propuso para el cargo a Basáñez, sin experiencia diplomática.

El ahora diplomático fue encuestador del gobierno y trabajó de cerca en el Estado de México con Alfredo del Mazo González, tío y fuerte influencia política del presidente Peña Nieto.

Tanto del Mazo -primo segundo del padre de Peña- como el presidente Peña, fueron gobernadores de su entidad. A ambos se les asocia con el Grupo Atlacomulco, poderoso al interior del PRI y que lleva el nombre del pueblo natal del mandatario.

Desde inicios de 1980, Miguel Basáñez ha sido catalogado como analista político. Durante el gobierno de Del Mazo se encargó de la Procuraduría de Justicia del Estado de México, y durante el periodo comprendido entre 1986 a 1988 fungió como secretario particular en la Secretaría de Energía.

La designación sugiere que tras un año empañado por escándalos y actos de violencia, Peña Nieto busca dejar el cargo diplomático clave en manos de un aliado confiable del estado, indicó Dave Graham, de Reuters.

El académico migró a Estados Unidos y para cuando llegó el Partido Acción Nacional a la presidencia con Vicente Fox Quesada, él ya estaba integrado en el mundo académico a través de las universidades de Michigan y Princeton.

Basáñez estaba en la Fletcher School, de la Tufts University, cuando fue nominado como embajador. Fue a través de un proyecto desarrollado en esta universidad que se reencontró con el mandatario mexicano: Peña Nieto era gobernador en el Estado de México cuando el académico acudió al consulado de México en Boston para solicitar apoyo para un programa de derecho a la comunidad mexicana y juicios orales.

Hacia el tiempo de campañas, el nuevo embajador mexicano entregó dicho proyecto al ex procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, el cual fue apoyado a su vez por Mariana Benítez, quien fuera alumna de Basáñez en la escuela Fletcher.

De acuerdo con la cancillería mexicana, Basáñez ha definido como objetivo de su gestión al frente de la Embajada en Estados Unidos consolidar la relación bilateral y posicionar a México como un país en transformación.

Para ello, el tema de seguridad será abordado desde de una perspectiva integral y de responsabilidad compartida y se pretende dar mayor visibilidad a las transformaciones positivas que suceden en el país.
EL DATO

El senador David Penchyna urgió al Senado a procesar el nombramiento de Miguel Basáñez como embajador de México en Estados Unidos, pero el presidente de la Cámara, Miguel Barbosa, se pronunció por esperar hasta septiembre para darle curso a la ratificación.

Los senadores analizan si el proceso de ratificación lo hace la Comisión Permanente este mes o el Senado de la República a partir de septiembre, cuando inicia el primer periodo ordinario de la LXIII Legislatura.

De acuerdo con fuentes oficiales, será hasta la próxima semana cuando Peña Nieto envíe al Senado la propuesta de sucesor de Eduardo Medina Mora. Para su ratificación, Basáñez necesita el voto aprobatorio de las dos terceras partes, ya sea de la Comisión Permanente o del Senado de la República.