Lima.- El nuevo fiscal general de Perú, Pedro Chávarry asumió su cargo el viernes pese a estar involucrado en un escándalo que envuelve al sistema judicial del país, al difundirse pocas horas antes de su juramentación una conversación telefónica que lo compromete en la trama de tráfico de influencias.

El portal de internet IDL Reporteros difundió la noche del jueves un audio en el que se escucha a Chávarry coordinando con un juez para separar a colegas "molestos" de un organismo de formación y capacitación de jueces.

"No permitiremos interferencia de ninguna clase. Seremos celosos de la autonomía institucional", dijo Chávarry en un discurso tras asumir el cargo hasta el 2021.

En la elocución, el nuevo fiscal rechazó también cualquier acto ilegal en los audios difundidos por los medios.

"Un día antes de la asunción al cargo (la Fiscalía) se ha visto envuelta en unos comentarios, por supuesto carentes de todo fundamento, en los que antojadizamente se interpretan algunas palabras que yo me habría comunicado con otras personas", dijo Chávarry.

La vicepresidenta de Perú, Mercedes Aráoz, había dicho por Twitter que los fiscales debían anular la elección de Chávarry y optar por un fiscal "intachable". "La conversación con Hinostroza es gravísima y demuestra que debe ser investigado, y que mintió", dijo Aráoz, también legisladora del partido oficialista.

Otros políticos también se habían sumado al pedido de que Chávarry no asuma el cargo, pero la fiscalía es un organismo autónomo y solo el Consejo Nacional de la Magistratura, implicada también en el escándalo, puede removerlo.

En la juramentación no estuvo presente el presidente Martín Vizcarra -en una ceremonia a lo que los mandatarios acostumbran asistir-, pero sí el presidente del Congreso y legislador del partido de la oposición, Luis Galarreta.

La grabación fue registrada en febrero, cuando Chávarry era presidente de la Academia de la Magistratura. El fiscal hablaba con el juez supremo César Hinostroza, quien fue suspendido hace unos días en medio del escándalo y la crisis judicial en el país sudamericano.

Miles de personas marcharon el jueves en Perú en protesta contra la corrupción en el sistema de justicia, sumido en una crisis con la renuncia de sus máximas autoridades.

La crisis estalló hace dos semanas, cuando comenzaron a difundirse en medios locales audios telefónicos de jueces que parecían pactar ascensos y sentencias para ayudar a criminales y hasta a una persona acusada de violación.