Río de Janeiro. El nuevo ministro de Justicia y Ciudadanía de Brasil, Alexandre de Moraes, aseguró hoy que no cambiará la dirección de la Policía Federal y defendió la importancia de la Operación Lava Jato sobre los desvíos en la petrolera estatal Petrobras y en los que hay más de 60 políticos implicados, a la que dará "apoyo total".

En su primera entrevista tras asumir ayer el cargo, De Moraes prometió que mantendrá en el cargo al delegado Leandro Daiello en la dirección general de la Policía Federal, cargo que ocupa desde 2011, con la llegada a la Presidencia de Dilma Rousseff.

La Policía Federal ha sido objeto de duras críticas en los últimos meses por las filtraciones sobre las investigaciones del caso Petrobras, en las que se apuntan a decenas de políticos acusados de haberse beneficiado de los desvíos den la petrolera.

Sobre el caso Lava Jato, acerca de la corrupción en Petrobras y que ha sacudido la política y la sociedad brasileña, el nuevo ministro dijo que pretende "dejar como vienen ocurriendo" las investigaciones, y que la Policía Federal continúe con autonomía para investigar el esquema de corrupción en la mayor empresa de Brasil.

"Por parte del Ministerio de Justicia, habrá un apoyo total a los delegados, a la superintendencia de la Policía Federal del Paraná (estado en el que se llevan las investigaciones), al director general de la Policía Federal para que podamos, incluso con más recursos si hay necesidad, acelerar las investigaciones y desvendar todas las ramificaciones del Lava Jato", comentó.

De Moraes dejó claro que no hay "la mínima posibilidad" de que hayan interferencias del Gobierno en las investigaciones policiales del caso.

"Quien conoce mi historia, desde promotor de Justicia, sabe que el combate a la corrupción es la cosa más importante no solamente hoy, sino desde hace mucho tiempo en el país. Y estamos avanzando en esto. La operación Lava Jato es un grande avance", comentó.

"La ley debe ser aplicada igual para todos, sin nombre, sin filiación y sin partido, La ley es para todos", completó el nuevo titular de Justicia de Brasil.

En su primera rueda de prensa, De Moraes defendió las delaciones premiadas, es decir, que los acusados colaboren con la Justicia a cambio de tener una rebaja en sus condenas.

"Es un instrumento que debe ser aplicado como viene siendo aplicado. La Policía Federal en el campo de los estados, las policías civiles, el Ministerio Público, el Poder Judiciario, tiene toda la protección jurídica posible porque sólo existe una delación con la participación de los actores del campo penal", agregó.

El caso Lava Jato se refiere a la gigantesca trama de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, con un esquema formado por empresarios, políticos y altos cargos de la compañía, que amañaron, se repartieron e inflaron los contratos con la petrolera, repartiéndose el excedente.

La trama desvió al menos 2.000 millones de dólares entre 2004 y 2014, aunque se calcula que la cantidad podría ser mucho mayor.

La justicia, que investiga las denuncias desde 2014, ya ha presentado acusaciones contra 207 empresarios, ejecutivos de Petrobras y políticos no aforados, de los que 111 han sido condenados.