Bajo el nombre de Francisco I, el argentino Jorge Mario Bergoglio es el Papa 266 en la historia de la Iglesia católica y el primer latinoamericano en ejercer el cargo.

Bergoglio se convirtió en el sucesor de Benedicto XVI tras un cónclave relativamente breve que sólo duró dos días y en el que se realizaron cinco votaciones, una más de las que fueron necesarias para elegir a Joseph Ratzinger, quien se mantiene al tanto del proceso a través de la televisión desde la residencia de descanso pontificia de Castel Gandolfo.

Su primera petición fue invitar a los fieles a rezar por el papa emérito Benedicto XVI. Con un "Padrenuestro" masivo, Francisco I inició su pontificado.

Ante decenas de miles de personas emocionadas, Francisco I fue presentado por el cardenal protodiácono del Vaticano, el francés Jean-Louis Pierre Touran, encargado de pronunciar el riguroso 'Habemus Papam', en el balcón principal de la Basílica de San Pedro.

Esta misma semana, Bergoglio oficiará su primera misa como jerarca del Vaticano, a la que están invitados jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo y a la que el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, confirmó su asistencia.