Puerto Príncipe, Andina. El nuevo presidente de Haití, Michel Martelly, prometió cambiar el país y dijo que pondría fin a la inestabilidad que ha rodeado a esa nación desde el devastador terremoto del año pasado.

Al asumir el mandato, se declaró también abierto a los negocios e inversiones.

"Este es un nuevo Haití, abierto a los negocios", dijo a la multitud que se congregó en la capital Puerto Príncipe.

Entre las tareas más apremiantes de Martelly se encuentra la de reconstruir la capital haitiana destrozada por el terremoto, y frenar la propagación de la epidemia de cólera.

Martelly, quien es una estrella del pop en Haití y no tiene experiencia política, fue elegido presidente en marzo, en una segunda vuelta, tras una primera ronda rodeada de protestas de fraude.

Durante su primer discurso, el flamante presidente se comprometió también a desarrollar las zonas rurales pobres y construir un ejército moderno.

Cientos de miles de haitianos continúan viviendo en campamentos tras el devastador terremoto.

Además del desafío de la reconstrucción, Haití se enfrenta a una epidemia de cólera y una economía extremadamente debilitada.