El nuevo presidente de Paraguay, Federico Franco, ironizó las consecuencias que tendrá para el país la suspensión del Mercosur y aseguró que no viajará para asistir a las cumbres y compartir cócteles.

Durante la inauguración del Abasto Norte, Federico Franco fue abordado sobre la decisión de los países de Uruguay, Argentina y Brasil de suspender a Paraguay en el Mercosur.

El gobernante estimó que la sanción no supondrá un golpe para la economía local, como se temía.

“No va a afectar de ninguna manera la actividad comercial dentro del país”, refirió.

Al ser insistido sobre las consecuencias directas esperadas, Franco señaló que se “ahorrará” en viajes para las cumbres internacionales.

“No voy a asistir a las cumbres. No más viajes, vamos a quedarnos a trabajar. No vamos a tener cócteles”, manifestó el mandatario.

Adelantó que la decisión del Mercosur será analizada este lunes en la reunión del Consejo de Ministros.

Aclaró que primeramente se buscará estabilizar “la casa” para luego conversar con los países vecinos, en busca de una solución.

En la víspera, el Mercosur decidió suspender a Paraguay de sus derechos como miembro pleno, sin brindarle la posibilidad de ejercer su defensa ante las acusaciones de “quiebre del orden democrático”.

Los países vecinos cuestionan el juicio político a Fernando Lugo y no reconocen el nuevo gobierno, a cargo de Federico Franco.