Tokio. El primer ministro japonés, Naoto Kan, anunció la formación de su nuevo gobierno designando a conservadores en puestos económicos clave para demostrar su determinación de evitar un mayor deterioro de las maltrechas finanzas del país.

Kan mantuvo once miembros del gobierno anterior, posiblemente para asegurar una transición de poder sin sobresaltos en espera de las elecciones de la Cámara Alta que se celebrarán en julio.

El perfil del nuevo gobierno responde a las expectativas de que el gabinete de Kan se esforzará más por restablecer la disciplina fiscal de Japón que la administración anterior bajo el mandato de Yukio Hatoyama, que dimitió como primer ministro la semana pasada.

Cuando era ministro de Finanzas en el gobierno de Hatoyama, Kan manifestó su apoyo por subidas de impuestos y prometió mantener la emisión de deuda del próximo año fiscal por debajo de los 44,3 billones de yenes del actual año fiscal, algo que los analistas consideran muy difícil.